LINKS:

CANCER:
FINANCIACION DE LA INVESTIGACION.

  1. Se necesitan mejores presupuestos para investigación y estos están disponibles en la industria de los cosméticos.

  2. El cáncer es hoy el enemigo número uno de la ciencia y lo es gracias a tres peculiaridades:

    1. Aunque hayan elementos cancerígenos externos como el humo del cigarrillo, el cáncer es un enemigo interno que ataca a traición.

    2. El cáncer son células del propio cuerpo que se vuelven egoístas y se alimentan y multiplican sin control. Por lo tanto al atacar al cáncer se atacará inevitablemente a las células sanas que son sus primas hermanas.

    3. Las células que se vuelven cancerosas interrumpen su función original, y como todas las células del cuerpo menos las adiposas están trabajando en algo importante para el conjunto, éste por lo tanto se debilita y se vuelve más fácil de ser atacado por las miles de células que se desprenden del tumor hacia el torrente sanguineo con la capacidad de generar metástasis.

  3. La célula cancerosa pierde su capacidad para trabajar pero adquiere una asombrosa: se vuelve inmortal.

  4. Todas las células normales en cultivo se subdividen unas 50 veces perdiendo gradualmente la diferenciación que les permite especializarse para hacer algún tipo de trabajo por ejemplo las células hepáticas, musculares, nerviosas, etc., no mueren sino que se subdividen en dos células hijas nuevas, pero no tan nuevas, por lo que cada vez realizan su trabajo más deficientemente, hasta que pierden la capacidad de hacerlo e incluso pierden la de subdividirse y mueren de viejas.

  5. En cambio el cáncer no tiene límite de subdivisiones, e incluso parece perfeccionarlas volviéndose más feroz.

  6. Estas peculiaridades podrán ser verificadas por todos los laboratorios de cosmética femenina con cualquier oncólogo para después dedicar el 0,5% de sus ganancias a la investigación, pues atrás de la destrucción de la célula cancerosa está el conocimiento para hacer inmortales a las células de la piel que tanto obsesionan a las cosméticas.

  7. Mi obsesión es encontrarle al cáncer un digno oponente celular modificando alguna variedad de lepra, una enfermedad de la piel que hoy es curable, para que pueda ser inyectada en el centro de los tumores aprovechando su particular modo de ataque consistente en impedir la reproducción de las epiteliales del cuerpo que ataca.

  8. Así un cáncer que ya no se subdivida no crecerá ni será inmortal, sino que envejecerá y morirá de viejo para sin problemas ser fagocitado célula por célula por los glóbulos blancos.

Claudio Corniola