E-Mail

RESUMEN PARA ANSIOSOS:

Adán y Eva no eran iguales: ¿ Los hombres somos discapacitados emocionales ?, pues casi: Los humanos no se hubiesen apoderado del mundo con hombres que sintiesen remordimiento tras ir de cacería. Un mono no se aleja mucho de su árbol favorito, mientras que los primeros humanos se alejaron de su árbol, de su valle, y de su continente: de extrañar fuertemente al árbol de su infancia, los humanos seguirían en Africa. Los hombres pueden pasarse la vida entera estresados y no demostrar nada, parte de su éxito se debe a eso, saben que lo cansador, triste, estresante, y hasta peligroso, como la cacería, el combate, el trabajo, o cualquier esfuerzo bien hecho, a la larga va a ser lógicamente recompensado, o sea "causa y efecto" comprendidos casi de manera innata: primero se sufre y después se disfruta, pero... ¿ por qué su amada compañera es tan diferente ?, ¿ por qué necesita saber todo sobre los dramas pasionales ajenos, o ver ficciones de ellos como las telenovelas, más lo que aportan un arte como el teatro y una industria como el cine, ambos dedicados a fabricar tristeza "gratis" en el sentido de que tras ella no hay ningún premio posterior ?, ¿ por qué pese a todos los esfuerzos de su pareja, ella no va a ser del todo feliz y se va a inventar un drama de cualquier cosa en cuanto se le presente la oportunidad ?
Llevamos más tiempo con las mujeres que con los perros, a los que en comparación, apenas cuidamos, y sin embargo ellos prácticamente siempre están contentos con nosotros. En cambio, en la moderna sociedad occidental que está hecha para que la disfruten las mujeres, hoy hay una oleada de feminismo victimizado ultradramatizante, que nos reclama ahora por lo que les pasaba a las mujeres hace 200 años, como si las cosas no hubiesen cambiado nada, como si los bisnietos tuviesen que pagar por los pecados de sus bisabuelos, y se están saliendo con la suya porque pese a lo cínicos, abusivos, y hasta disparatados que son sus reclamos... no podemos verlas tristes ni quejosas y vamos a hacer todo lo posible por complacerlas, pero... ya están avisados: las mujeres van a encontrar otra cosa que dramatizar: los deportes competitivos, la alimentación carnívora, nuestro deseo sexual permanente, y eso que está en el fondo del alma femenina: el deseo de destruir los principios heteropatriarcales de igualdad, no contradicción, y tercero excluido.
Este resumen puede entenderse como la parte general del libro, que todos deben leer, y los 25 capítulos siguientes como la parte específica, en donde cada uno leerá el o los temas que les correspondan.

Indice del resumen:

  1. La depresión femenina vs. la depresión masculina
  2. La muerte del psicoanálisis
  3. Las rutas profundas de la depresión
  4. La violencia física y psicológica
  5. El aislamiento
  6. La educación
  7. La religión
  8. ¡ Fuera de mi vida !
  9. El descanso alterado
  10. El círculo vicioso
  11. Orígenes
  12. Lo más común
  13. Aprender cómo funciona la mente
  14. Autoevaluación
  15. Somatizar
  16. Listado
  17. Situaciones irreversibles
  18. Las crisis económicas
  19. Pastilla libre
  20. Sobrepeso y Anorexia
  21. Estrategia
  22. Hay cosas aún más raras
  23. Estatura
  24. Autodiscriminación
  25. Paternalismo


1.1] El origen de la depresión femenina: La mujer nace con un sentimiento de culpa residual arrastrándolo generación tras generación, y hay una leyenda que lo cuenta apróximadamente así: Adán ni bien fue expulsado del paraíso buscó una cueva mientras que Eva lloraba desconsoladamente, después se puso a buscar ramas secas para hacer fuego, mientras que Eva seguía llorando, y a continuación cazó dos animales para alimentarse y usar sus pieles como abrigo, mientras que Eva lloraba peor.
A esta altura del relato se deduce que además de la maldición divina "ganarás el pan con el sudor de tu frente", hubo otra maldición oculta pues Adán parecía ser adicto al trabajo, de hecho, mientras yo le comento esto a usted, nuestro padre mítico no paró y se puso a pintar las paredes de la cueva con las imágenes de los animales que había visto, en parte para iniciar la costumbre de contarle a su mujer cómo fue su día de trabajo, y en parte para embellecer la cueva para Eva que, además de llorar, preguntó molesta por la insensibilidad de Adán que ni lloraba ni tampoco se quedaba quieto un minuto: "¿ es que los hombres no lloran, será posible que no hayas entendido lo que acabamos de perder por mi culpa ?", a lo que Adán contestó: "Tenemos techo, fuego, alimento, abrigo, y lo más importante es que estamos juntos, y para mi el paraíso siempre estará en donde tú estés".
Y entonces se reveló otra maldición oculta contra Eva, además del "parirás con dolor", porque a partir de aquí Eva no pudo evitar enamorarse de Adán, y enamorarse resultó ser una bendición pero al mismo tiempo fue un castigo que a lo largo de los siglos bendijo a unos pocos y castigó a muchos: El 99% de las mujeres no se casan con los hombres que han elegido, sino con los menos deplorables de los que las han elegido a ellas, y los hijos, sobre todo los varones, resultan ser un premio consuelo que, por más adorables que sean, no dejan de ser parásitos.

La mujer sufre más porque desde que nace hasta que muere está deprimida incluso cuando está enamorada y su organismo produce más feniletilamina, endorfinas, y estrógeno, pues al mismo tiempo resulta estar significativamente baja de serotonina, que es el agente neuroquímico por cuya falta se entra en la depresión, lo que parece no tener una explicación lógica pero sí tiene una explicación evolutiva: los simiescos pre-sapiens tenían al azar hembras alegres y depresivas, las primeras se atosigaban de alimentos y dormitaban despreocupadamente asoleándose en las ramas altas de los árboles después de haber copulado con algún macho cualquiera, mientras que las segundas se aferraban a sus crías pues estas eran su única fuente de cariño, ¿ y a quiénes atacaban los depredadores ?
Es muy posible que al volver a su árbol la primera hembra no haya encontrado a sus crías pues durante su festiva ausencia pasaron a ser el alimento de algún depredador, y en consecuencia no dejó descendencia. Mientras tanto, en otro árbol, una hembra depresiva [y luego la mujer depresiva] que no vivía alegrías en persona para disfrutar de los éxitos de sus hijos y parejas, obtuvo un éxito evolutivo al aferrarse a sus hijos para ser feliz, pues al protegerlos hasta con su vida hizo que sus descendientes [nosotros] se apoderaran del mundo.
Así resultó que toda la posterior humanidad fuera descendiente de madres depresivas que sólo sienten placer a través de los logros de sus hijos y en pocos casos maridos [esto explica por ejemplo, cómo sobrevivió el pueblo judío pese a todo lo que le han hecho, no por sus Copérnicos, Einsteins, y la mitad de los premios Nobel, por los que toda la humanidad les estará por siempre en deuda, sino por sus especiales madres involuntariamente histriónicas].

Es cierto que la mujer siente placer al dar mientras que los hombres lo sienten al adquirir, y es lógico: tras todo el esfuerzo hecho, el cazador no quiere desprenderse ni compartir su presa [o su equivalente moderno]... ¡ excepto con su mujer e hijos que se quedan con la mayor parte !
Las mujeres dan amor, contención, y compañía [salvo tras un divorcio], y definitivamente los hombres no pueden vivir sin eso en cualquier etapa de su vida desde la infancia hasta la vejez. A cambio de todo esto, los hombres siempre han estado dispuestos a dar su salud e incluso su vida y, como sea que se lo mire, en cualquier lugar y en cualquier época, esto no parece ser un trato justo, por lo tanto los hombres siempre han pedido algo más: "respeto", o sea ninguna cosa rara que no le pidamos también a los otros hombres y, lo que sí es raro y hasta rarísimo, es que no se entienda que el respeto, que es una actitud intrapersonal, tenga una parte física, concreta, material, palpable... ¿ no intuye de qué se trata ?, pues bien señores descendientes de cazadores depredadores, me estoy refiriendo a la "propiedad privada".
Si no lo sabía, ahora ya entiende por qué siempre le resultaron tan irritantes las pocas mujeres comunistas. El comunismo o materialismo dialéctico elucubrado por Marx, ignoró a las mujeres, sin embargo no hay nadie más materialista que una mujer cuando debe seleccionar a su pareja, y tanto peor cuando quiera divorciarse, lo que no es criticable [criticables son las leyes y privilegios que les han obsequiado los hombres a las mujeres en bloque por ser mujeres y sin que importen para nada merecimientos o deméritos]. Pues bien, el prototipo de mujer comunista es como una ex-mujer insoportable con la que para colmo uno nunca estuvo casado y que, por lo tanto, resulta absurdo que reclame la partición de nuestros bienes.
Otro prototipo de mujer molesta es la irracionalmente consumista [también materialista] aunque por cierto es una exageración producto del sentido de humor machista. Este prototipo coincide más bien con las adolescentes mayores a las que el reloj biológico las corre para transformarlas en madres adultas dadoras eternas de amor a cambio de muy poca cosa que, por lo general, los hombres no corresponden como se debe, entre otras cosas porque la evolución nos hizo cazadores... y no adivinos.

En cambio el hombre es feliz al adquirir y eso no sólo explica la vigencia eterna de las "leyes de mercado", sino que explica por qué siempre habrá delito, pues su compulsión es por adquirir con el menor esfuerzo, y no por adquirir como manda la ley: vean a los niños de más temprana edad escolar robándose cosas entre ellos cuando sus padres les dan todos los gustos, ¡ lo que sucede es que simplemente no pueden evitarlo !
Siempre se supo que la mujer podía hacer dos cosas al mismo tiempo, incluso estar deprimida y no deprimida como ya lo demostraron los análisis de las felices enamoradas con la serotonina baja, consiguiendo un equilibrio no gracias a otro neuroquímico sino a su generosidad, pues etapa tras etapa de su vida ella siempre dará más de lo que recibe [en cambio el hombre es neutro a ese ir y venir de la depresión, por eso puede concentrarse en descubrir las leyes de la relatividad, o de lo que sea, que si no lo descubre, lo inventa].
En parte sano gracias a la felicidad que le dio su madre desde chico, el hombre se hizo adicto a recibir y es feliz obteniendo más de lo que sea, y por eso el hombre acapara [incluso ante el asombro de su esposa] cosas inútiles y viejas de las que le cuesta desprenderse porque eso lo deprime hasta lo absurdo pues su depresión o felicidad se liga con la derrota-pérdida, o conquista-victoria, y su mucho menos sangrienta actual compra de bienes [las mujeres guardan cosas inútiles pero de alto contenido emotivo].

Como muchos hombres justifican al robo simplemente porque ellos no tienen y otros sí, llegó a la escena histórica el político, un hombre encargado de administrar un sistema antidelictivo llamado "Estado de derecho" en el que todavía hoy estamos entrampados porque aquí y en todo el mundo ¡ los políticos también roban !
Por cierto las mujeres también roban pero su principal objeto de deseo son los hombres de otras mujeres, y el robo de maridos no está penado salvo en sociedades muy atrasadas, y por lo general el castigo deviene por la infidelidad hacia el hombre y no por la pérdida que se le haya causado a una mujer.
Además, como por cierto todos lo saben, las amorosas madres encargadas de la crianza de los niños, les gritan, les pegan, los amenazan con abandonarlos, los encierran, no les dan de comer en castigo cuando se portan mal, pero, los niños no saben lo que es portarse mal ni tampoco lo que es peligroso para ellos, por lo tanto la especie humana ha necesitado madres que puedan fluctuar en sus emociones, y por eso el cerebro de las mujeres es una coctelera de químicos y hormonas que disparan esas emociones [las emociones no son espíritus que flotan en el aire y que entran en algunas persona sí y en otras no], y todas tienen un "lado B": mucha alegría y se pierde concentración, mucho amor y se pierde memoria, mucha tristeza y se pierde apetito, y entonces... ¿ por qué en el mundo moderno automatizado y robotizado, lleno de un comfort ni soñado hace 200 años, las mujeres usan todo el tiempo libre obsequiado por sus hombres para ver dramas y telenovelas lacrimógenas ?: Pues para recargar tristeza, la necesitan para estar en "balance mental".
A la mujer que no hace esto, que no alimenta a su tristeza, que nunca dramatiza nada, que es siempre optimista y feliz, las mismas mujeres la han sentenciado como "falta de carácter", "insulsa", y peor... "boluda alegre".

Freud llamó a la sexualidad femenina como "El continente negro", y pensando en serio en un continente: ¿ Por qué el hombre vino a nacer justo en Africa que es el hogar de las mayores fieras carnívoras ?
Imaginen a un león tratando de recuperar el oxígeno tras cazar a una joven gacela, cuando de la nada un pequeño bípedo oculto entre las hierbas se la arrebata frente a su hocico para comenzar a huir hacia el árbol más cercano perseguido por el león, sus hembras, y sus crías, mientras que un montón de otros bípedos a salvo arriba de un árbol, observan el espectáculo aplaudiendo y festejando cuando el primitivo Maradona o Messi llega a su meta zigzagueando.
El hombre antes de la ganadería comía lo que cazaba, y antes robaba eficientemente pues o se extinguía, o se volvía vegetariano, y si en algún momento se vio forzado a salir del continente madre, no fue por agotar los alimentos sino porque la primera humanidad se convirtió en una molesta plaga que con sus robos y saqueos no dejaba vivir a nadie en paz, herencia que aunque combatida por la civilización pasó de las familias a las tribus, naciones, e imperios [el último caso es el de U.S.A. en Iraq].

La pérdida del poder por la autoridad dispara robos y saqueos hasta en las ciudades más civilizadas del mundo, lo que justifica que existan los políticos y su brazo instrumental policial: los niños muy chicos roban y mienten sin que se les haya enseñado a hacerlo porque ese es su legado genético, y hay otro legado que se activará más tarde en la adolescencia al despertar el deseo reproductivo, pero, si todos los adolescentes quisieran lo mismo habría "sexo libre" y una beneficiosa depresión "cero", pero, con esto se iría al demonio la selección natural, lo que explica cómo entró para quedarse en la escena evolutiva la "mujer dual", esa que quiere y no quiere, esa que ama y odia, esa que hace dos cosas al mismo tiempo para volver locos a los hombres que, tras edificar la civilización que lo protegió de las peores fieras [o sea de sus vecinos] ahora tuvo que sobrevivir a las demandas y locuras de sus mujeres que, a diferencia de las otras especies, no buscan sementales sino "amor verdadero", o sea: alguien que le pague todos sus gustos y necesidades por el resto de su vida.

La mujer dual sobrevivió pero no así el hombre dual, derrotado por el hombre "puntual" [monotemático-experto-eminencia] que aunque pueda hacer dos cosas al mismo tiempo, a una de ellas no se la permiten ejercer, por lo que deberá pasar todo su tiempo haciendo lo que no quiere, o sea que deberá trabajar en vez de pasarse todo su tiempo teniendo sexo y cocinando carne asada, y esto llega a la cumbre de la estupidez cuando al planificar su familia ningún hombre tenga el suficiente sentido común como para convocar a un semental con un cuerpo perfecto que le dará hijos perfectos, sanos, atléticos, ganadores por naturaleza que harán a su padre más feliz que con sus propios hijos biológicos, feos, sexualmente frustrados de por vida, perdedores, y a la larga caros e improductivos.
El resultado de combinar mujeres duales con sementales frustrados es nuestra actual sociedad de mujeres cada vez más bellas, y hombres cada vez más tercos capaces de llegar a nuestra luna si se lo proponen, y aunque sigan surgiendo pequeños ladrones, incluso de ideas, son miles más los que saturan los registros de patentes [sólo falta que evolucione el político que no robe].
El predominio de la mujer dual que quiere al mismo tiempo dos cosas contradictorias explica en gran parte por qué el mundo de la ciencia y los inventos es masculino: la mujer no tiene impedimentos para inventar cosas, de hecho creo que fue ella la que dominó el fuego pues seguramente los hombres primitivos corrían en grupos para orinar sobre cualquier inicio de incendio, hasta que un cerebro femenino comprendió que el fuego podía ser al mismo tiempo bueno y peligroso, y refuerza esta teoría el hecho de que en todas las sociedades de todas las épocas el lugar con fuego dentro del hogar sea la cocina, un sitio en donde desde siempre reina la mujer.

Sin embargo, el mundo de los inventos es abrumadoramente masculino porque las mujeres tienen problemas con el "principio de no contradicción", y con los principios ni se juega, ni se les levanta la voz, ni nadie se puede encaprichar a voluntad en su contra.
Cabe señalar que con el debido entrenamiento una mujer usará correctamente desde el arco y la flecha hasta el principio de no contradicción, aunque en su fuero interno siga creando contradicciones, una de ellas [y me asombra que nadie lo haya planteado antes] es la de ser y no ser virgen al mismo tiempo.
Por su concepción dual de todo, para la mujer tanto la virginidad, como la sexualidad, como la maternidad, tienen cosas buenas y malas, y según mi concepción de la condición femenina, ésta es depresiva y en cada situación dependerá del entorno humano para ser feliz, o sea que si la gente se "portara bien" con cada una de ellas, no harían falta libros de autoayuda, ni terapias, ni tampoco este libro.
La desfloración que es un hecho único también es sometido a su visión dual, o sea que aunque físicamente hay un hecho irreversible, psicológicamente la mujer o se guarda algo, o recrea algo interno, y es por eso que para cada hombre que llegue a sus vidas el "cuenta-kilómetros" vuelve a cero, y para su primera vez juntos en la cama la mujer se "resetea" porque de lo contrario no podría ni sentir, ni menos amar [sirve como ejemplo contrario el que las prostitutas no lleguen al orgasmo nunca mientras trabajan sin importar las dotes sexuales de sus clientes].
El reseteo femenino parecería efectuarse una vez por año cerca de la primavera, pero explota en el verano debido a los tiempos laborales o de estudios: una vez por año ellas hacen un balance de los fracasos sentimentales de todo el año y evaluando el nivel de cicatrización se toman vacaciones y el lugar elegido favorece a las ciudades turísticas en la playa, igual que como lo hacen las aves marinas australes, o sea aglomerándose en las costas para procrear.
El problema eterno de una especie social como la humana es el de la soledad, y como la mujer depende del entorno humano para ser feliz, en ella la soledad es peor pues estando siempre sola no podrá tener hijos que se preocupen por ella al final de sus días, aunque la civilización facilitó el trabajo femenino [hoy prácticamente reducido a apretar los botones de teléfonos, computadoras, y cajas registradoras] que les permite independizarse del hombre y asegurarse una futura jubilación, más el cuidado de su salud, pero, este sistema al proteger algunos aspectos de la vida femenina puso más en evidencia la existencia de otros orígenes para su depresión, como se detalla en las páginas siguientes.

1.2] La depresión masculina es significativamente menor y como el hombre inventa cosas, ha creado drogas que actúan sobre los efectos y no sobre las causas. Así por un lado no sólo evitó tener que confrontar con sus propios problemas, sino que dejó sin solución el problema de la depresión femenina porque le resultaba beneficiosa como en un negativo, porque la depresión femenina implica una mayor demanda de hombres que así elevan su autovaloración [en especial las mujeres vírgenes pues la carnada del himen intacto le asegura al hombre el placer de conquistar sin tener que competir contra otros hombres, y esto de paso explica la demanda de películas de lesbianas que exponen sexo sin la presencia de un competidor varón a la vista].
Esto confirma que desde siempre se privilegió salvar la inseguridad sexual masculina prohibiéndole a la mujer disfrutar de su sexo hasta que llegue el “elegido”, y si éste resultaba ser un incompetente, la mujer quedaría condenada a vivir sin sexo, o con placer unilateral para su amo varón, como a diario comprueban incluso en el siglo XXI los sexólogos consultados por mujeres tras décadas de matrimonio sin placer, y tal vez lo único parecido a un reseteo creado en la mentalidad del varón moderno no sea la pavada del “nuevo hombre sensible” publicitado por las revistas femeninas que para vender usan fotos de galanes mostrándose cariñosos con sus hijos, sino por la presencia de los que dan el salto milenario dejando de despreciar a las mujeres que no son vírgenes, garantizándoles ser los únicos, para mucho más modesta y queriblemente, conformarse apenas con ser los últimos.
Claro que puede sostenerse con la misma cantidad de argumentos el que la depresión sea mayormente causada por problemas afectivos y sexuales, como que la verdadera causa que crea un depresivo sea un impredecible cortocircuito interno [aunque se trate de un cortocircuito químico], bien diferenciable y hasta diagnosticable por su baja serotonina, mientras que el falso depresivo fue empujado porque la vida lo maltrató, o sea: más que por la "depresión" ha sido doblegado por demasiada "opresión" [tema 21, punto 8] que puede ser laboral, conyugal, maternal, paternal, quedando con menor incidencia estadística los que llegan a la depresión por "lesión" como le ocurre a quien pierde las piernas en un accidente de tránsito [o la peor mutilación: perder un hijo].
Los depresivos no se comportan como en los manuales, y así uno verdadero hará diez años de terapia sin resultados, y otro falso se vuelve adicto a los psicofármacos, pues por demasiado ego, tampoco los profesionales se comportan como deberían, "capturando" pacientes para sus respectivas escuelas, en vez de trabajar en equipo con clínicos, psicoanalistas, neurobioquímicos, nutricionistas, etc.
El "pensamiento único" aquí no existe, pese a que se "clonen" síntomas, y por eso cada paciente deberá o no ser medicado, y recibir o no ayuda psicoanalítica o psiquiátrica, balanceando la labor de los bioquímicos [sobre los cortocircuitos cerebrales], con la de los psicólogos [guían al paciente para solucionar sus problemas, o convivir mejor con los irreversibles].
Ahora bien, no importa si se trata de un depresivo falso o verdadero sino de un verdadero hombre, pues estos suelen querer arreglar las cosas con sus propias manos, y para ello sigan estos simples consejos:
  1. Arregle cualquier problema de plomería y humedad en su casa.
  2. Arregle y pinte todas sus paredes de blanco.
  3. Cambie las luces por otras de más potencia.
  4. La noche no es diversión, pues la noche deprime [la hemos convertido artificialmente en divertida, porque es el único momento en el que no se puede hacer algo útil como trabajar]. Entonces, que en su casa de noche parezca que es de día.
  5. Cuando se apagan las luces usted se va a dormir, entonces, refuerce o ajuste toda la estructura de la cama.
  6. Cómprese un colchón nuevo, almohadas nuevas, y sábanas nuevas.
  7. No instale un yacuzzi, no sirven para nada, y es preferible gastar ese dinero en máquinas para hacer gimnasia.
  8. Haga gimnasia o salga a correr diariamente: tan importante como dormir bien, es cansarse antes de ir a dormir y darse un buen baño a la noche y otro a la mañana.
  9. Instale aire acondicionado en toda la casa, o por lo menos en el dormitorio.
  10. Recién después de hacer todo esto va a poder invitar a una mujer a su casa.
  11. ¿ Ya se consiguió una mujer ?, pues múdese a una casa más grande, y vuelva a iniciar el ciclo de mejoras de su "caverna", hasta que lleguen los embarazos y deba volver a mudarse.


2] La muerte del psicoanálisis: Ya no hay dudas, los estados de ánimo son respuestas psicológicas disparadas por muy pequeñas dosis de compuestos químicos producidos por nuestros cuerpos y que hoy pueden ser reproducidos en los laboratorios, como la dopamina, serotonina, cortisol, oxitocina, vasopresina, y adrenalina [entre los más famosos]. Si hay personas más activas o sedentarias, alegres o tristes, pacientes o impacientes, o irascibles, enamoradizas, miedosas, rencorosas, etc., depende de la facilidad con la que sus organismos, en sus minilaboratorios químicos internos, fabrican a estas sustancias. El tema no resuelto es que es mejor que el cuerpo produzca naturalmente las cantidades necesarias y en los momentos precisos, antes que recurrir a tomar un batallón de pastillas cada ocho horas.
Usted tiene todo el derecho a no creer en esto, y a suponer que es más importante la relación de un hijo con su madre durante sus primeros años, o tal vez le asigne una mayor importancia al entorno y al nivel económico, bueno, pero hay mellizos obviamente con la misma madre, entorno, y poder adquisitivo de los padres, y uno es de Independiente y el otro salió de Racing, o los dos son de All Boys y uno es trabajador y madrugador, mientras que el otro es un vago que vive de noche. O uno es envidioso y avaro, mientras el otro es incapaz de sentir envidia y hasta es generoso con lo poco que tiene. Bueno, los padres se dan cuenta rápidamente del tipo de personalidad y las diferencias que hay entre sus bebés de cualquier edad [y no sólo de las diferencias entre mellizos], desde mucho antes de empezar a llenarles las cabezas con sus prejuicios, miedos, y fobias, sin embargo, los psicoanalistas van a negar esto incluso descartando al argumento de los mellizos, para cargar las tintas especialmente sobre la madre, y agrego algo más "antifreudiano": la inmensa mayoría de pacientes psicológicos graves han tenido pésimas infancias pero no por culpa de sus madres, sino por padres o padrastros abusadores o golpeadores.
Tomemos por ejemplo a la depresión, que es inmerecidamente el más popular de los desajustes psicológicos [se desprende de esta sección del "Hyper Hospital", y de los temas incluídos en la columna del márgen izquierdo, que yo considero que el peor, más peligroso, y más difundido desquicio psicológico de todos es el fanatismo religioso y/o político]. La depresión es una cosa de adultos que rara vez se ve en menores de edad, y en estos casos suele ser producida por bullying, o sea: por culpa de otros menores, y no por culpa de sus madres.
Pues bien, la depresión nos plantea variadísimos casos, pero, por su intensidad las podemos subdividir en cuatro tipos: Al depresivo eventual sólo hay que darle tiempo para recuperarse, en cambio el depresivo "leve" además de tiempo requerirá de medicación, el "medio", medicación más terapia, mientras que el paciente "grave" con medicación lo van a terminar por convertir en un adicto, por lo que éste necesitará tener una verdadera metamorfosis.
Lo importante aquí y ahora para usted lector, es que un problema que visto desde afuera parece sencillo de resolver, para el afectado, la cosa es muy diferente porque no tiene "herramienta" alguna a la que acceder, entonces: a no subestimar el problema porque el afectado necesita de su ayuda y, entre otras cosas, ni sabe cómo pedirla.
Si el depresivo no toma las riendas en su recuperación y sólo se dedica a arrastrar los pies hasta el consultorio de su analista o hasta la farmacia más cercana, necesitará un gurú, guía, o amigo en que apoyarse [casi nunca los padres], no puedo probarlo, pero creo que por esto mismo intuitivamente la iglesia inventó a los "confesores": si alguien no tiene las herramientas necesarias, las pide prestadas, incluso se puede pedir prestada "sabiduría" y eso reside en quienes han vivido mucho, o en quienes han leído mucho y por ello han ganado cierto respeto [en gran parte de nuestra historia fueron los religiosos, y hoy lo son nuestros profesionales universitarios].
El ritual de confesión y perdón de los pecados es parodiado por el psicoanálisis: en la confesión el pecador sabe lo que hizo, y lo que siente se llama "culpa", se le indica cumplir una penitencia, que no es obligatoria... ¡ y el paciente sale curado !, sin haber tomado ninguna medicación, y más que probablemente sin haber reparado el daño causado a terceros [porque de eso tratan los mandamientos: de no hacerles a los demás, lo que no se quiere que los demás le hagan a uno mismo]. A diferencia de esta milagrosa cura largamente probada como efectiva, en el psicoanálisis el "pecador" no sabe lo que hizo o de alguna forma consiguió olvidarlo, luego se siente triste de manera crónica. La culpa es un tipo de tristeza, las tristezas pueden producirse por cualquier motivo, y la diferencia es que en el caso de la culpa, la tristeza proviene de acciones de entera responsabilidad del "paciente/pecador". Por lo tanto la tarea del psicoanalista es hacer que el paciente se haga cargo de sus faltas, e incluso puede ser a la inversa demostrándole que no debe autocastigarse por faltas o fallas que asume como propias y de las cuales es inocente. Pero, llegado a este punto, o sea: puesto en claro el motivo que atormenta al paciente, no hay forma de revertirlo ni de volver atrás los años perdidos, pues el paciente no los va a superar mágicamente. Durante el tratamiento la compañía del psicoanalista genera un "efecto placebo" sin medicación, y la sensación que genera el bienestar del paciente es la esperanza. Esta esperanza tiene por fin descubrir la raíz del problema del paciente, pero, suponiendo que un profesional eficiente y que no sea un charlatán le encuentre la causa al estado de su paciente... ¡ el psicoanálisis no le puede enseñar a nadie a convivir con eso, o sea: a superarlo, a que deje de importar, a que su recuerdo ya no lastime ! y el psicoanalista enfrentará el dilema de dar por resuelto el caso, dar de alta al paciente [o autodarse de baja], dejar de percibir futuros pagos, y encima dejar al paciente sin curar y sin poder recibir más placebos.
Claro que con dinero se le puede pagar a un psicoanalista por diez o más años para que haga eso, que es lo que cualquiera le alcanza y sobra para estudiar y recibirse de psicólogo [que no es lo mismo porque el psicoanálisis todavía hoy es una teoría y no una ciencia... ni lo va a ser]. Esto no es broma: para arreglar problemas de adentro de la cabeza hay dos formas: o abre la cabeza un cirujano, o se entra en la misma por sus dos puertas naturales que son los ojos y los oídos. Con los ojos se lee y resulta que estudiar en Argentina es gratuito, mientras que con los oídos se puede escuchar al psicoanalista que no lo va a hacer gratis, y Freud fue puntualmente claro sobre que parte de la "cura" -improbable- a la que se accede vía psicoanálisis radica en que el paciente deba hacer un concreto esfuerzo económico [creo que este esfuerzo viene a ser algo así como el equivalente al ejercicio de rehabilitación por el que debe pasar por ejemplo quien se recupera de algún hueso fracturado], lo que pone en duda si tiene sentido psicoanalizarse vía "obras sociales", -aunque éstas cubran muy pocas sesiones- cuando el padre del psicoanálisis lo desaconseja.
Supongamos que alguien está pasando por la lógica depresión post separación de quien en algún momento fue una persona amada, o peor aún, de alguien a quien se sigue amando. Pues bien, una lógica rehabilitación post fractura emocional sería ésta: enamorarse y separarse varias veces seguidas, porque de esa forma la última ruptura no le va a importar absolutamente nada, y la primera y más dolorosa de todas también se habrá diluído. Pues bien, esto funciona sin ninguna duda, pero el problema obvio radica en que es imposible hacerlo por varios motivos, como porque aunque sobra gente libre resulta ser muy difícil el encontrar a una pareja, además, siempre se piensa que es la última, y para colmo, el amor es algo involuntario y por eso nadie puede programar una sucesión de enamoramientos temporales. Por todo esto debemos descartar a las soluciones de los traumatólogos para aplicarlas a los problemas psicológicos [entre los que los problemas mal llamados "del corazón" son apenas un subgrupo]... y ni opinar -para no perder el tiempo- de las soluciones pseudo matemáticas de Jacques Lacán para tratar de investir de cierto rigor científico al psicoanálisis, aunque sí voy a opinar sobre su "manotazo de ahogado" dado a la lingüística de Ferdinand De Saussure, que advirtió sobre el uso inapropiado de su lingüística en otras disciplinas [como un tirón de orejas para Claude Lévi-Strauss], citando algo esclarecedor aportado por el lingüísta Emile Benveniste, que dijo: "Hay diferencias esenciales entre la lengua y el inconsciente: Una lengua se aprende, el inconsciente no, el signo lingüístico es arbitrario, los signos freudianos motivados, el lenguaje está estructurado en variadas lenguas diferentes, el inconsciente es uno" [aunque hay que disculpar a todos los intelectuales, casi en su totalidad de izquierda, que quedaron shockeados cuando Saussure les abrió la cabeza al colocar separados y cada uno en su lugar, al "significante" y el "significado"].
Lo más intersante sobre Lacan -que no merece más espacio en este ensayo-, es resolver el misterio del éxito de su "acting" en el papel de genio difícil de entender, tomándoles el pelo a una generación de intelectuales que, cuanto más intencionalmente críptico, surrealista, improvisado, y hasta incoherente regodeándose de decir incoherencias, pues bien... ¡ más lo idolatraban !
La solución visual [que está siendo capitalizada con notables éxitos editoriales por los libros de "autoayuda", la mayoría bastante estúpidos], o sea la solución que es vía lectura y estudio, es tan lenta como la auditiva vía sesiones con un psicoanalista, pero, el psicoanalista comienza a "curar" desde antes de la primera sesión cuando el paciente decide iniciar un tratamiento. Por lo que incluso los más acérrimos enemigos del psicoanálisis deberían reconocer que tenemos una herramienta útil, el tema es cuándo, con quién, y por cuánto tiempo utilizarla. Volviendo a nuestro amigo traumatólogo, él automáticamente envía a sus pacientes a "rayos" o a hacerse una tomografía o resonancia magnética, pero, ¿ de qué le sirve a un psicólogo ver la radiografía del cráneo de uno de sus pacientes ?, bueno, obviamente no le va a servir de nada, en cambio [NOTA: en los hospitales públicos hay neurólogos y psicólogos, pero no hay psiquiatras ni psicoanalistas], si el psicólogo en la primera consulta deriva al paciente a un psicoanalista, por ejemplo dos veces por semana durante tres meses, en donde la última semana debe ser con un psicoanalista diferente [sin ningún tipo de contacto con el primero], en la segunda visita del paciente al psicólogo, éste ya va a contar con los informes confeccionados por separado por esos dos psicoanalistas [el primero informando sobre el paciente, y el segundo informando sobre el paciente y sobre el efecto de las previas sesiones de psicoanálisis] para poder decidir qué hacer, y para poder iniciar un estudio estadístico sobre los pacientes, sus problemas, sobre la efectividad de las terapias, y sobre el efecto en el paciente de saber que su problema es medible, cuantificable, que tiene una cura de plazo pronosticable, aunque pueda necesitar repetir las sesiones de psicoanálisis [si así lo desea el paciente, puede ser con el mismo terapeuta] y tener que pasar una segunda vez por un psicoanalista examinador, que creo que debería ser uno distinto al de la primera vez.
Para el paciente la vía visual, o sea el leer y estudiar, además de permitirle conocer a muchos más profesionales de los que podría pagar, implica un ejercicio que pone al cerebro a enfocarse en otras cosas en vez de "perderse" entre sus dolores internos, y le da al depresivo, neurótico, etc., una buena oportunidad para conocer gente pues, entre otras cosas, necesita resocializarse. Un psiquiatra trata a las enfermedades mentales patológicas, mientras que el psicólogo y el psicoanalista deben curar algo que ni siquiera tiene una precisa terminología médica, y luego es difícil definirle sus objetivos porque, por ejemplo, si un corazón funciona mal se va al cardiólogo que sabe a ciencia cierta que es imposible que un corazón "no quiera" funcionar bien, que es lo que hace la mente, por lo tanto él puede confiar en lo que ve en un electrocardiograma, mientras que el psicólogo y el psicoanalista deben confiar en lo que les dicen los pacientes porque de nada les va a servir un electroencéfalograma... y los pacientes por diversas razones pueden mentirles, de hecho la inmensa mayoría se miente a si misma, entonces... ¿ por qué no habrían de mentirle a un desconocido ? [yo en mi adolescencia le mentía a mi cura confesor, inventando pecados que no había cometido, el motivo práctico radicaba en que yo estudiaba en una escuela religiosa que nos obligaba a asistir a una misa semanal y, el día previo, nuestro cura párroco tomaba confesiones en la escuela, y entre la espera haciendo "cola", más la confesión, y posteriormente el tiempo consumido en rezar la penitencia, yo conseguía escaparme de mi aula y el peor castigo de tener que soportar por una hora a algún profesor molesto]. Ahora bien, si yo le mentía por esta pavada a uno de los empleados de Dios, pues se me ocurren docenas de razones distintas por las que los pacientes podrían llegar a mentirles a sus psicoanalistas.
NOTA: ¿ Quién es quién ? No todo lo que falle en la cabeza puede ser arreglado, y para ayudar al paciente a aprender a convivir con eso tal vez el más indicado sea el hoy desprestigiado psicoanalista [que supo tener una época de esplendor, incluso mayor de la que hoy tienen los idiotas que estropean a la gente haciéndoles tatuajes gigantes imborrables].
Los psicoanalistas, como todos saben, vienen a ser los últimos orejones del tarro "psi", y son importantes porque si no fuera por ellos media población de las grandes ciudades estaría haciendo cola frente a las farmacias.
En la cima de las especialidades del rubro "psi" están los neurocirujanos que no pocas veces terminan curando a pacientes violentos e irracionales extirpándoles un tumor que presiona sobre la parte del cerebro que se encarga de medir las consecuencias de sus actos, pero, hay casos en donde lo que falla no es por la presencia física de algo ajeno al cerebro, como es en el caso de los tumores, sino que lo que sobra o falta es un componente químico que rompe el equilibrio químico-hormonal dando como resultado a un desequilibrado. Pues bien, la ciencia médica ha decidido que sean los psiquiatras los encargados de recetar las medicaciones psicotrópicas indicadas sin mucho trámite y hasta con poca información, por ejemplo: si un trabajador muerde a sus compañeros de trabajo.
Los psicólogos [que algunas drogas pueden recetar, dependiendo de las reglamentaciones de sus países] hacen diagnósticos de personalidad, patrones de conducta, y falta o exacerbación de emociones, para aplicar ciertas técnicas para ayudar a superar conflictos internos o grupales, por ejemplo: [lejos del ejemplo anterior] desde un mal clima de trabajo que los termina perjudicando a todos, hasta un equipo de fútbol que no rinde según sus expectativas pueden recurrir a la ayuda de un psicólogo, que han ayudado a solucionar problemas en muchas empresas, pero también han intervenido con buenos resultados en escuelas conflictivas, y dando otros servicios como el de la contención necesitada por las víctimas de la violencia, accidentes, o catástrofes naturales.
La confusión entre psicólogo y psicoanalista se debe a que muchos profesionales cursan las dos carreras [en algunos países es obligatorio, en otros no, y por eso hay psicoanalistas que no son profesionales universitarios], mientras que los psiquiátras previamente estudian medicina y después se especializan en psiquiatría.
Finalmente, la psicología es una ciencia, mientras que el psicoanálisis es una técnica fundada sobre la suposición [obra de Sigmund Freud] de que la fuente de las dolencias del paciente están en su "inconsciente" suponiendo que nunca tenemos el control voluntario ni consciente de nuestras acciones, por lo que hay que realizar un lento y profundo análisis del inconsciente [al que no se le pueden sacar rayos "X", ni hacer tomografías, ni ningún tipo de medición u observación empírica, ni antes, ni después del tratamiento], por lo que hay que recurrir a los sueños, fallidos, asociaciones libres de palabras, o entre dibujos y palabras [las famosas y bastante ridiculizadas por el humor popular "manchas de Rorschach"], más una muy voluntarista identificación de ciertos elementos con "símbolos", para tener una visión de lo oculto en ese inconsciente.
Es una teoría muy interesante, y Freud fue un excelente marketinero de su invención, que siguió adelante incluso tras su muerte y tras la demostración científica del completo fraude freudiano, desde cero, porque nació mal con algo graciosamente bochornoso para la ciencia: Freud elabora su teoría sobre los traumas y tendencias sexuales reprimidas como causa de la histeria... ¡ y la histeria no existe !, el diagnóstico de la "enfermedad histeria" fue oficialmente retirado de la práctica médica en 1952 [los vibradores que hoy se consideran como "juguetes sexuales", se inventaron y vendieron en sus comienzos como masajeadores portátiles para la salud femenina].
Más o menos la explicación de la histeria es esta: los ignorantes hombres primitivos no entendían ciertos fenómenos naturales y para justificarlos se inventaban dioses. Pues bien, los ignorantes primeros médicos no entendían a las mujeres, y para explicar su conducta inventaron a la histeria [derivada de la palabra "útero" en griego].
El sexo vende, es una fuente de deseo tanto como de curiosidad, pero yo tengo mi teoría más abarcativa de todas las cosas que pasan por la cabeza, y que "a priori" es válida por ser anti-freudiana: El inconsciente no existe, sino que en su lugar hay respuestas mentales automatizadas aprendidas y por lo tanto modificables, aunque el origen de esas respuestas se haya perdido en el tiempo e, incluso, haya sido modificado hasta quedar tergiversado. El inconsciente tiene la misma categoría que la oscuridad y el frío que no existen y simplemente son la ausencia de cosas reales y existentes como lo son respectivamente la luz y el calor.
Pero, pese a que el psicoanálisis está errado y alejado de la cientificidad y su método, igual le ha servido a muchos pacientes [evidentemente como placebo], y todavía podría serle útil a muchos más replanteando algunas cosas, finalmente con algo de método.
No veo por qué no enseñar higiene y nutrición en la escuela primaria, y educación sexual y fundamentos de psicología en los primeros años de la secundaria, que es una reunión forzosa de gente que no quiere estar reunida, para hacer algo que a muy pocos nos gusta [estudiar-aprender, o sea: ansias de noble ciencia nunca saciadas], y esto ha sido una eterna fuente de evitables conflictos, bullying, violencia, y hasta violaciones y embarazos.
Como ya lo expuse, el paciente comienza a curarse cuando decide pedir ayuda e inicia un tratamiento. El hecho de "tomar las riendas" debería proseguir con el confeccionar una "hoja de ruta" y, si ya ha elegido seguir el consejo expuesto en este trabajo, la primera indicación es consultar a un profesional, la segunda es respetar la medicación [ni más ni menos de lo recetado, y nunca automedicarse ni hacer cócteles], y el tercer paso sería ser muy crítico con lo que le receten pues hay quienes se quitan de encima a los pacientes enviándolos a la farmacia para convertirlos en sus clientes crónicos.
Ya sea que acepte o que no coincida con mi opinión [el psicoanálisis no es como el yeso sobre la fractura, sino como la placa de rayos "X"], sea crítico y no "propagandista" del psicoanálisis, psicodrama, terapia gestáltica, logoterapia, enfoque sistémico, y todo lo que se invente por presión del factor económico [y lógico] producto del psicoanálisis clásico que dura una eternidad. Yo creo que no hace falta documentar la importancia del "factor humano": no es lo mismo escuchar su canción favorita a todo volumen desde el mejor equipo de sonido y con los mejores parlantes, que estar en vivo frente a su admirado artista, pese a que el sonido le esté llegando sucio porque junto a usted hay miles de personas gritando. Por eso mismo hasta arriesgo una nueva terapia de "oyentes": ver tema 12, punto 11: Modernizar la psicología, porque estoy convencido de que si Freud viviera y diese conferencias, muchos de los que acudan a verlas luego dirían cosas como: ¡ es un genio, fui a verlo una vez y a los tres minutos ya me había curado !... y apuesto todo lo que tengo a que si después de una de sus conferencias, incluso la más críptica y aburrida de la historia, si alguien pudiera presentarse y estrechar su mano, o mejor aún: sacarse una foto juntos, pues bien, esa persona va a sentir los efectos curativos de una oleada-tsunami de endorfinas que le van a barrer todos sus problemas. No ha sido estudiado el balance de endorfinas de ningún paciente nunca, pero, arriesgo una teoría: ir al psicoanaliasta genera endorfinas por dos motivos, el primero es que a todos nos gusta hablar de nosotros mismos, y segundo, obviamente nos gusta ser oídos, de lo contrario la gente se hablaría más seguido frente al espejo [el caso más famoso de los que se hablan a ellos mismos, no lo hacía frente a un espejo, sino insólitamente rodeado de una multitud, me refiero a las hilarantes autocríticas de Gastón Gaudio jugando al tenis].
La verdad es que excepto por envenenamientos que requieren para la cura de la toma de antídotos, por lo general el cuerpo se cura solo [y si no se cura, los cirujanos tampoco curan sino que amputan lo que perturba la salud]. La mente no es la excepción, y si para enfermedades el cuerpo necesita vitaminas, vacunas, etc., para la mente lo que se necesita es información, y supuestamente un analista debería detectar mejor que nadie qué necesita saber el paciente sobre la disfunción mental que le impide superar sus problemas, para que el paciente lo procese y al final se cure solo. Hay que pensar en el cerebro como un recipiente, pero no sólo de datos, por ejemplo: "el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos", porque... ¡ el cerebro es un recipiente de emociones, que para colmo es un recipiente inviolable ! y no se puede tomar una jeringa y pincharlo para extraer una pena, una fobia, o una neurosis.
También podemos pensar en la mente como si fuera una biblioteca en donde no se almacenan libros, sino los datos que están en ellos. Podemos imaginarla como una biblioteca virtual, con estantes virtuales, en donde los libros, informes, ensayos, y teorías, se acomodan solos y, lo más curioso, es que esta biblioteca si le falta determinada información... ¡ se la inventa ! [y no es cosa de perder el tiempo con pavadas, pues para explicarnos algunas cosas que no sabemos o no comprendemos, hemos tenido muchas ideas inspiradas, y hasta nos hemos inventado dioses]. Hoy sabemos que todas las cosas están hechas con distinos tipos de átomos o combinaciones de estos, pero mucho antes de descubrirlo, los griegos ya habían llegado a la misma conclusión, o sea, las cosas complejas están hechas con otras cosas más básicas o "elementos", que para ellos eran cuatro: aire, agua, tierra, y fuego. A simple vista el aire no se ve, pero, se siente [viento], y es difícil pensar que entre usted y yo haya algo, pero el asunto es así: nuestros sentidos lo ignoran pero estamos sumergidos en el aire [que es una mezcla de gases]. Mucho más simple es sumergirse en agua [líquido], y en tercer lugar es imposible hacerlo con la tierra o cualquier tipo de sólidos porque "la materia es impenetrable". Esto es claro, simple, y fácil de entender incluso pese a la dificultad de confundir sensorialmente al aire con la nada misma, pero, nos resta el cuarto elemento: ¿ qué demonios es el fuego ?, porque evidentemente no es ni un gas, ni un líquido, ni mucho menos es un sólido.
Yo debería tener ocho años cuando mi dentista me dijo: "Vos que sos tan inteligente... ¿ qué es el fuego ?", pregunta que se convirtió en mi primera investigación, la que después de fracasar preguntándoles a mis mayores, fue resuelta por el diccionario que, si no me funciona mal la memoria de lo que leí hace como 50 años es: "Forma de energía química que emite luz y calor"... breve, claro, y contundente, ¿ no le da placer saberlo ?, ¿ no es como quitarse una espina virtual de encima ?... bien, es el placer de poner un libro nuevo en los estantes de la mente, o al menos es un placer que disfruta la gente curiosa. Y aquí estoy yo ahora contando esta anécdota con el diccionario sobre mi escritorio abierto en la página en donde está la palabra "emoción", porque hay emociones desparramadas por todos los estantes del cerebro, pero una emoción no es un recuerdo, ni algo memorizado, ni tampoco es algo inventado como una idea. Una emoción, ¿ es un sentimiento que no puedo parar ? lo que es sin dudas una pregunta poética [y el diccionario tampoco aporta mucho sobre la palabra "sentimiento"], y tal vez a falta de definiciones contundentes sobre estas cosas intangibles, me sirva esta respuesta también poética: "las emociones son el fuego de la mente". Entre los cuatro elementos griegos, tres eran materia y uno era una enigmática energía, mientras que entre los elementos intangiles, invisibles, e inmedibles de la mente como los instintos, recuerdos, e ideas, están las emociones que evidentemente están hechas con otra cosa aún más enigmática, pero, [en una vuelta de tuerca inesperada] no son voluntarias pero sí demostrablemente activadas por cosas materiales químicas como la dopamina, oxitocina, etc., que el cerebro produce voluntariamente sin nuestro permiso, o sea: no sabemos cuál fue el revólver que disparó, pero ya encontramos a la bala.
El actual aluvión de nuevas drogas químicas ha forzado la experimentación con nuevas terapias más breves, económicas, eficientistas, y con métodos científicos aceptables. Era inevitable en un mundo en el que el tiempo es dinero, y la misma demanda que generó semejante oferta de posibilidades será benéfica porque eliminará a las terapias oportunistas del mismo modo que acabará con los psicoanalistas clásicos malos, ineficientes, desactualizados, y tercamente dogmáticos [y no con todos los psicoanalistas de la vieja escuela Freudiana que seguramente saldrá fortalecida por la depuración de profesionales y sobre todo, de docentes momificados], claro que esclavos de una formación universitaria desactualizada, terca, e ideologizada [¿ por qué inexplicable motivo habrán dejado entrometerse a los izquierdistas con su profesión ?] muchos están condenados al fracaso y a contemplar pasivos la fuga de pacientes a los que pudiéndolos ayudar dejaron emigrar a terapias experimentales no aplicables 100% a todos los pacientes, lo que condenará a muchos a una reincidencia todavía más dolorosa, o a la peligrosa dependencia de los psicofármacos.
En conclusión, en conjunto la psiquiatría, la psicología, y el psicoanálisis, deben elaborar su duelo en vida, mientras están siendo asesinados por la farmacología. ¿ Y mientras los doctores hacen una especie de concilio y resuelven sus problemas, qué deben hacer los enfermos ?

Soluciones:

Pero usted necesita saber algo más que el mecanismo por el cual su estómago se llena indebidamente de ácido clorhídrico y pepsina. Bueno, ya que lo pide... hay varias escuelas de psicoanálisis [Freud, Lacan, Jung, Adler, etc.] donde cada una le da mayor relevancia a lo consciente o a lo inconsciente, al yo, al super yo, al ello, el alter ego, es como si dentro de su cabeza hubiesen muchas personitas tomando el control de sus actos por turnos. Bien, para mi todo esto son pelotudeces fantasiosas porque me temo que en su cabeza hay sólo dos cosas: [A] lo que es hecho para salir de la cabeza, como por ejemplo lo que se hace y se dice, y [B] Lo que se queda adentro, como la tristeza, el desgano, el miedo, etc., y sobre todo la culpa. Ahora bien: ¿ lo que está adentro, como demonios entró ?

Comparemos lo visto con lo que hacen los adolescentes cuando uno de ellos sufre una agresión física, y todos hacen "ronda" para mirar sin intervenir en defensa del más débil.
Pensemos en los bebés que saben por lo menos dos cosas de fábrica: cómo llorar para pedir que los alimenten, y cómo sacar la leche de adentro de sus madres. Porque además de eso, yo creo que saben que tienen que saber, que aprender es su primera herramienta de supervivencia. Los animales e insectos utilizan como recurso de supervivencia al mimetismo haciéndose invisibles dentro de su entorno natural, evolutivamente, y por lenta selección natural. Curiosamente los bebés que van a vivir en un entorno humano, también recurren aunque mucho más rápido al mimetismo, pero, no se mimetizan por ejemplo con los azulejos del baño cuando quieren esconderse, sino que copian e imitan las conductas que ven en sus padres, obviamente porque los tienen cerca, y con el paso del tiempo van a decidir copiar algunas cosas que consideran valiosas de otras personas puntuales como sus maestros e ídolos, y también van a mimetizarse copiando/adoptando cosas impersonales y colectivas, como el idioma, religión, mitos populares, algún tabú, varias modas, ideologías, etc.
NOTA: Hay un curioso mimetizaje entre el psicoanálisis y la religión: los psicoanalistas a su vez deben psicoanalizarse, eso no sólo huele a rituales internos de una "secta", sino que plantea la pregunta sobre quién psicoanalizó a Freud. Pues bien, así como Dios se creó a él mismo, pues Freud se autoanalizó, ¿ y por qué Freud pudo autoanalizarse y los demás psicoanalistas no pueden hacerlo, acaso Freud es distinto... es un ser superior ? Finalmente, Freud reconoce la influencia bíblica al hacer referencia a José, famoso por interpretar los sueños [en todas las religiones los chamanes, augures, o los sacerdotes, interpretan los sueños, luego Freud encuentra que hay un mercado desatendido, y se encarga de explotarlo].
El mimetismo funciona bien para la inmensa mayoría, y con ello el cerebro se llena de saberes útiles, y algunos de los cuales se automatizan por economía, y no porque se los haga de manera inconsciente. Algunos muy especiales entre ellos pasan a ser parte de lo que llamamos nuestra "personalidad", otros serán nuestros "hábitos", y otros nuestras "fobias", con una muy amplia gama de posibilidades y combinaciones, como la de tener algunas fobias graciosas, unos hábitos deplorables, y una personalidad de mierda, o viceversa, y de la misma forma en que se carga el cerebro, se puede crecer y cargar cosas nuevas que nos mejoren en todos los aspectos... o no, porque podemos fracasar en el intento y terminar en la depresión, el alcoholismo, la droga, o la más estúpida salida de todas que es la de tratar de vivir la vida de otras personas, que es la evasión a la que recurren los patéticos fanáticos de músicos, actores, y hasta políticos, a los que endiosan y convierten en los centros de sus vidas.
Ahora bien, en el proceso de "cargar datos" en el cerebro pasa algo que no debería asombrarnos, porque no tenemos una fotocopiadora en la cabeza, y los datos ingresados muchas veces resultan ser parciales, o por error se pudieron cargar datos falsos creyéndolos correctos, e incluso los hay auto-tergiversados para hacerlos coincidir con conceptos previos ya adoptados y que conforman parte de la memoria e incluso hasta de la personalidad y, por último, también hay datos borrados porque su recuerdo nos causa tristeza, vergüenza, frustración, etc.
Así es sintéticamente mi teoría sobre como funciona su cerebro, y como le cargó saberes y experiencias vividas, a algunas como simples recuerdos, y a otras experiencias pese a que ya se las olvidó, les dejó que sus secuelas se incrusten en su personalidad, y todo lo que usted haga, o reprima para no hacer, va a ser el producto final de todo lo que ha estado haciendo durante toda su vida ya sea que recuerde, o no, el por qué lo hace, y si gracias al psicoanálisis usted llegase a desenterrar esos recuerdos borrados, pues bien: ni su analista ni nadie va a poder adivinar qué cosa va a hacer usted con esos saberes, de hecho entre el registro de los pacientes del mismísimo Sigmund Freud, hay casos de cura, de agravamiento, y hasta de suicidio después de varios años de terapia.
Pero, alégrese porque ahora sabe que el conocer una teoría nueva como la que acaba de leer, o sea: [A] Algunas cosas que hace -bien o mal, no importa- aprendió a hacerlas imitando a otros, y [B] Otras cosas que hace que aprendió hace ya mucho y por lo tanto ya olvidó de quién o por cuál suceso terminó por aprenderlas, usted las ha automatizado y convertido en algo parecido a las respuestas instintivas o inconscientes, pero que no son nada de eso sino creaciones suyas y, por lo tanto, así como las hizo, mañana puede modificarlas, porque no son ni incorregibles ni incontrolables. Esto sumado a otros saberes que a partir de ahora se esfuerce en adquirir, pueden ayudarlo a curar o aligerar sus pesares, y si mi modesto aporte [no tan modesto: yo creo que es genial en tanto que para ser comprendido no requiere del conocimiento previo de una jerga como la freudiana, ni la mil veces peor lacaniana] resulta que no le ayuda para nada, pues puede olvidarlo sin daños colaterales, y nunca estarán de más los antiácidos en su botiquín.

3] Las rutas profundas de la depresión: al agravarse la depresión en el paciente se afectan su aseo, sociabilidad [cenas, cine, deportes], abandono de lecturas y música favoritas, alejando al afectado de creaciones talentosas hechas para alegrarle la vida a quienes necesiten un recreo, por eso le explicaré rápido lo que tiene en la cabeza [no en su psiquis que desconozco] antes de que también abandone esta lectura [si usted no es depresivo sino que lee para ayudar a alguien, no sea neurótico y tenga paciencia].
Si no abandona la lectura, rápidamente se convertirá en un detective buscando a su propio atacante, testeando sus miedos, fobias, prejuicios, etc., para encontrar la causa de su depresión o, si es evidente, para resolver por qué no la supera como el resto de la gente.
En este punto los amigos a diferencia de los psicoanalistas, no sólo le hacen esa búsqueda gratis, sino mejor, pues tienen más información sobre usted de la que jamás tendrán ellos, el problema es que tanto amigos como parientes cercanos cometen el error de dar consejos, cuando recibir consejos, sermones, y "yatelodijes" no arreglan ninguna cosa, y encima ponen en peligro la amistad.
No comparemos a su mente con una computadora, sino con un ordenado guardarropa al que, como desenvainando una espada, un agresor le roba la barra del perchero. Mientras le retiran la barra, una a una se le irán cayendo las perchas y, suponiendo que usted sea correctísimamente medicado [o sea, si le reponen la barra] de todas formas la ropa ha quedado toda desparramada. Esto quiere decir que en algunos casos se necesita reponer rápido la barra que por lo general es una deficiencia de serotonina en el cerebro, y en segundo lugar restablecer el orden con terapia, con su grupo familiar, y en última instancia solo [mal: por lo menos utilice Internet para buscar la compañía de quienes tienen el mismo problema].
Si comparar a su cerebro con un guardarropa le parece demasiado femenino, la comparación siguiente me parece más cercana a cómo funciona realmente el cerebro: como una autopista de varios carriles, donde se circula en dos sentidos, donde no todos los carriles funcionan ordenadamente, ni a la misma velocidad, y hay embotellamientos, conductores impacientes, otros que pasean, más imprudencias fatales, fallas mecánicas, errores humanos y problemas climáticos.
A su cerebro entra información a través de los ojos y los oídos, pero también es bombardeado con estímulos y emociones todo el tiempo y para procesarlos necesita alimentos, oxígeno y el tiempo necesario para metabolizar, analizar, y comparar.
El depresivo tiene problemas en un carril y el tránsito se desvía hacia otros carriles impidiendo su normal circulación.
Imagínese a usted mismo en una autopista atascada sin saber qué pasó adelante, pues bien, así está un psicoanalista ante cada paciente nuevo sólo pudiendo obtener algo de información del auto vecino que a su vez la recibe de otro auto, e incluso teniendo buena información el profesional no puede hacer "psicología de precisión" por más que sepa cómo funcionan los cerebros en general, pues, los únicos que pueden resolver el embotellamiento son los involucrados pensando en el resto de los carriles, en vez de bajarse y dejar su auto "cruzado".
Una vez en una autopista atascada, desde el asiento del acompañante le pregunté al conductor vecino "¿ qué pasa más adelante ?", y éste me contestó: "¿ y usted qué piensa que está pasando ?" [¡ justo le fui a preguntar a un psicoanalista !].
El problema es que el que sabe psicología es el psicólogo y no el paciente, así, cada uno tiene una cantidad de información que no le entrega a la otra parte: el paciente, porque no puede "abrirse" y, el psicólogo [que además no tiene un "psiconoma" como el médico tiene un genoma] no le va a dar seis años de cátedra al paciente, sin embargo, esa es una nueva rama de la psicología que debería comenzar a desarrollarse, o sea, no dar consejos ni arriesgar interpretaciones de lo que pasa en la autopista cerebral del paciente, sino darle "instrumentos" o minicátedras para simplificarle a grupos de pacientes el conocimiento de lo que pasa en sus mentes de manera que ellos mismos con la información que tienen en algún carril consigan reorganizar el tránsito [y además se relacionen con otras personas, lo que ya dije que era positivo].
Muchos ya estarán pensando que algunos carriles cerebrales curiosos por naturaleza serán de mucha ayuda en sanar al depresivo, pero, que también habrán carriles que no querrán saber nada y van a "cerrarse", y eso es cierto, pero igual el modelo a seguir es el del nutricionista que le explica a su paciente todo lo referido a calorías, grasas, carbohidratos, fibras, vitaminas, etc. [el problema del nutricionista no es su estrategia, sino que llega tarde, pues se debe enseñar a alimentarse bien en la escuela primaria, algo más útil que enseñar los viajes de Colón].
Para que la psicología tenga un grado de precisión óptimo deberían haber conocimientos básicos obligatorios para la escuela primaria y secundaria, más temas de divulgación selectivos entre el profesional y el paciente, y otros exclusivamente profesionales para tratar a pacientes que no aporten ninguna colaboración.
Como el depresivo actual ya pasó la edad escolar sin recibir ninguna información, la etapa de información selectiva va a ser más larga y puede comenzar con la lectura de este libro que, no es un libro de autoayuda, sino de autoconocimiento, por ejemplo, si no se sabe hacer bien un torniquete [inventado hace milenios], se morirá desangrado por un accidente serio pero simple.
El autoconocimiento es la primera etapa de toda cura por la voluntaria enseñanza de un psicoanalista a sus pacientes, o por la lenta absorción de psicología tras largos años de terapia, o sea, un desperdicio de tiempo, dinero y salud, pues dos cabezas piensan más que una, y no siempre el mejor cerebro lo tiene el analista.
Entre abogados disléxicos, ingenieros irresponsables, docentes sin vocación, doctores autómatas, y economistas megalómanos formados en U.S.A., los psicoanalistas serían otro grupo muy expuesto a la mediocridad, entonces: ¿ por qué no buscar segundas opiniones, segundas terapias, etc. ?

4] La violencia física y psicológica: La mujer es más compleja y tiene más "grietas" por las que se filtra la depresión, mientras que para el hombre todo pasa por la pérdida de la libertad para amar, para abandonar un mal trabajo [y decirle a su jefe lo que se merece], para dejar de vivir con "máscaras", para recibir alguna vez una amnistía [nadie olvida sus fallas, que injustamente nunca prescriben], para terminar un matrimonio asfixiante [Groucho Marx dijo que el matrimonio era una gran institución, por supuesto, si te gusta vivir en una institución], más los agravantes como el tabaquismo, alcoholismo, prostitución, el juego, y la vida nocturna que sólo es una excusa para regresar a su casa a altas horas de la noche y no tener que soportar las demandas de una familia "chupasangre".
Las pérdidas de libertades se relacionan con la violencia física o psicológica que otras personas ejercen sobre sus víctimas [padres o esposos golpeadores, los violadores, ladrones, etc.], o víctimas grupales [los alumnos que padecen a malos docentes, o los empleados explotados al límite], más víctimas tribales como los chicos afeminados golpeados por sus mismos compañeros de escuela heterosexuales, una chica linda atacada con armas blancas por un grupo de chicas feas, un chico no fumador por un grupo de fumadores, y seis hinchas de Boca moliendo a patadas en el suelo a un chico de doce años de River para robarle la camiseta.
Las multitudinarias víctimas de "clase" que en otra época fueron las clases bajas, hoy usan el chantaje precisamente contra quienes no causaron sus padecimientos, convirtiéndolos en doblemente víctimas por el estrés del: "sea puntual y trabaje como un burro o mañana lo despedimos" [dicho por sus "superiores" que también son empleados como ellos], y por el otro lado son víctimas de huelguistas, piqueteros, etc., que supuestamente están abajo.
Obviamente, la clase política ejerciendo la violencia legal de gastarse nuestros dineros y los de nuestros hijos, está en la cumbre de los generadores de depresión por violencia indirecta: según la Organización Mundial de la Salud entre el 10% y 15% de la población mundial padece algún tipo de cuadro depresivo.
Debido tal vez a factores climáticos condicionantes, podríamos ubicar a Brasil entre los que tienen el 10% de su población depresiva mientras que Argentina tendría el 15%, en épocas normales, pues la desocupación de Menem, los saqueos de De la Rúa, la bancarización y el corralito de Cavallo, el corralón y la devaluación de Duhalde, más la inflación de Kirchner, más Kirchner negándola y tomándonos a todos por estúpidos, aumentaron las consultas por depresión en un 300% ¡ exactamente lo que subió el dólar !
La solución lógica de su depresión pasa por neutralizar el hecho desencadenante, lo que no siempre es posible [por ejemplo pérdidas irreversibles como la muerte de seres queridos], la segunda opción es que le acierten con la medicación correcta y eso le de tiempo para "cicatrizar" del hecho desencadenante y, la tercera, es crecer hasta ser más fuerte que el dolor o frustración que generó el problema [es lógico que si usted es más fuerte, nadie intente algún tipo de violencia en su contra, y esa es la estrategia de captación de las barras de fútbol y del peronismo], para ello deberá adentrarse en estas páginas hasta encontrar la forma de medir, contener y, recién en la última etapa, solucionar y aprender a superar las crisis depresivas con las que indefectiblemente deberá enfrentarse durante su vida como lo hace el resto de las personas, pues la solución puede ser fácil pero hay que ser muy perseverante para obtener resultados positivos [en especial con las depresiones femeninas por causas estéticas].

5] El aislamiento: Con la ayuda farmacológica y psicológica correcta, el depresivo aveces tampoco puede salir del círculo vicioso que recicla su depresión al primer indicio de mejora.
Del 15% Argentina pasó a tener un 45% de su población con algún tipo de desorden, pero, sólo una porción menor se ha animado a pedir ayuda [algunos hombres le tienen terror a que los demás sepan que la necesitan], además, otros no pueden ir por tener horarios esclavizantes que los mantienen atados de manos creyendo simplemente que así es la vida [o sea un cansancio crónico] o peor, los niños de clase baja que recién entrados a la adolescencia ya se sienten "jugados" o sea fracasados para toda la vida [y con ellos superamos el 45% y, encima se multiplican, porque no van a tener otra cosa que hijos depresivos].

6] La educación [tema 9] es más culpable de lo que se piensa pese al psicoanálisis que carga las culpas sobre las madres y, en segundo y lejano lugar, sobre los padres. Hay quienes van al médico para después no hacerle caso, automedicarse mal, ir al curandero, tarotista, etc., personas con evidentes problemas de educación, con la autoridad, y con ellos mismos [autodestructivos por no saber lo que quieren].
Por la falta de respeto hacia el superior [que incluye a los médicos], aconsejo leer y hasta hacer las dietas de a dos, para tener a mano un socio más comprensivo que le anticipe las mañas. Si de la lectura solitaria pasa a la discusión, estará curado en un 66%.
Pese a que Internet es una herramienta poderosa de autoeducación, útil para conectar a personas con el mismo problema y las mismas inhibiciones para decidirse a acudir a un doctor, desconfío de ella debido a los charlatanes-vendedores que obtendrán una lista servida de depresivos y desesperados a los que venderles terapias alternativas, amuletos energizantes, o agua milagrosa de alguna comarca exótica [productos siempre "hechos en casa"].
Tal vez los foros de discusión sirvan en una etapa posterior: primero la consulta con el médico, segundo, la lectura de publicaciones serias o libros que, a diferencia de lo que aparece en Internet, están firmados [mucho en Internet es material muy dudoso y que nadie controla], tercero los grupos de autoayuda pero con trato personalizado [cara a cara].
Claro que peor es nada y el depresivo debe comunicarse para dejar salir algo de alguna forma, y entonces abrir foros de discusión en Internet no sólo no estaría mal, sino que resultaría ser masivo y barato.
Además de conectarse, educarse sirve para "puentear" la desgracia de caer en manos de esos médicos o analistas que no les sacan las dudas a sus pacientes, porque no son buenos comunicadores, o porque no les importa la angustia que genera en ellos el vacío de información [¿ nunca le preguntó a un doctor cuánto durará un tratamiento, y éste le respondió "lo necesario"]. Respuestas del tipo "lo necesario", ante la simple y lógica consulta de un paciente sobre cuánto durará un tratamiento demuestran la estupidez [o la falta de respeto] que pueden llegar a tener algunos profesionales.

7] La religión: Esta es un tipo especial de educación "moral" y, si los adoloridos espíritus inmateriales de los depresivos no pueden ser estudiados con resonancias magnéticas ni con rayos "X", ¿ para qué acudimos a los psiquiatras, no deberíamos tratarlos desde la religión que siempre curó nuestras almas ?
El alma no está en el corazón ni en el cerebro sino que "es" el cerebro [donde también están las manos y piernas cerebrales: la memoria y la inteligencia], un cóctel dinámico de químicos que el cerebro produce o consume [hormonas y neurotransmisores] como las endorfinas, adrenalina [renal como su nombre lo indica], serotonina, oxitocina, dopamina, melatonina, norepinefrina [la del antidoping de Maradona], progesterona femenina, o la testosterona que resalta las características externas masculinas y que los hombres producen 20 veces más gracias a tener testículos [testi-testo] y que sin sexo sobrecarga el hipotálamo y causa las riñas crónicas de los adolescentes insatisfechos, y la triste calvicie de los adultos [a las mujeres las salva su calmante estrógeno que cada 28 días les baja catastróficamente], ¿ y usted piensa que con una hostia semanal va curar un desequilibrio producido en alguno de estos "detonadores" químicos ? [¡ podríamos dejar de construir cárceles dándoles hostias a los criminales !].
Ni la química ni la electrónica que son la base de la tecnología informática nos han dado una computadora lo suficientemente inteligente como para tener una idea propia aunque sea equivocada. Nosotros con desafortunados y marcados desniveles somos razonablemente inteligentes aunque, hay que reconocer, como especie fallamos en el ítem "ideas propias": me refiero a los prejuicios y estereotipos que gobiernan nuestra vida.
Como la física y la electrónica no forman parte de nuestro cerebro puramente químico [aunque haya ligeros impulsos eléctricos recorriendo los nervios, estos resultan ser generados por reacciones químicas], con energía química no hay ni campos energéticos, ni telepatía, ni telequinesis, ni premoniciones, y por este camino terminaremos concluyendo que por culpa de la indigna energía química tendríamos la misma espiritualidad que una planta de tomates.
Si no dejamos este tema en claro, no podremos descartar a los rezos, pociones mágicas, daños, y hechizos para salir de nuestras depresiones, malas rachas, males de amor, etc., pero, no los descarte si siempre ha creído en ellos porque si no es la energía eléctrica ya descubierta por la ciencia, puede ser la energía "teónica", o sea proveniente de Dios ["soplo divino" o como quiera llamarlo], la que al final nos diferencia de las ratas de laboratorio, tomates, y cosas inanimadas con sus energías negativas o positivas, pero hay grados para creer, y lamento decirle que si usted cree mucho en todo eso, se equivocó de libro.
Voy a arriesgar una pequeña crítica contra los cristianos aunque sé que no son gente de aceptar críticas: Si Dios es amor, no le agradezcan cuando aparece "milagrosamente" un corazón para transplantar porque estos provienen casi en un 100% de gente que murió cerebralmente tras un accidente automovilístico y Dios no usa técnicas mafiosas como descomponerles los frenos a la gente para que tengan accidentes de tránsito, donde por lo menos mueren dos o tres personas, para poder así reciclar alguno de los corazones de los "asesinados" porque si hubo intención, para cualquier tribunal, Dios cometió un claro asesinato agravado por el vínculo pues es nuestro "padre".
No agradezcan más y cambien de tema, porque se están metiendo en una paradoja y éstas no tienen solución, o sea: Dios es amor, Dios no es la mafia y, para no equivocarse, por principio en cada cosa en la que esté involucrado un médico, un juez, o un político, Dios está ausente y todo el santoral también.
Si tienen necesidad de agradecer, háganlo: agradezcan al hospital, su personal, los profesionales, las universidades que los formaron, etc. y olvídense de Dios, sólo por coherencia. Si tienen necesidad de creer, si es posible crean lo correcto y una paradoja es una señal indiscutible de que se equivocaron.
Si cree que rezándole a Dios éste le va a descomponer los frenos a alguien, me parece que usted más allá del dolor inmerecido que padece, es una mala persona, y agradecer después mirando al cielo con los ojos llenos de lágrimas convencido de haber sido bendecido con un "milagro", no lo redime.
Tampoco el hecho de pasar por un momento tan crítico es excusa para no usar la cabeza y si usted es muy creyente puede creer, pero, hágalo con la boca cerrada, y que los medios de comunicación se abstengan de propagar estas creencias pese al gran mercado de espectadores que quieren creer y necesiten ver que hay "milagros".
Yo fui testigo de un milagro: Nos llegó un paciente en "coma", más muerto que vivo con un tumor cerebral y con todas las instancias no quirúrgicas ya fracasadas pues el mismo le seguía creciendo. Cuando no quedó otra cosa que abrirlo, le taladramos la cabeza, le metimos una sierra y le sacamos la "tapa" del cráneo, porque allí adentro estaba el tumor según las resonancias magnéticas [unos rayos "X" modernos más detallistas y con fecha de un par de días atrás como comprobamos después], pero, no encontramos nada excepto por un hueco lleno de agua, como si ya le hubieran sacado el cáncer y el lugar que éste ocupaba se hubiera llenado de líquido cefalorraquídeo [lo drenamos, le cerramos el lugar, le tapamos el cerebro, le pusimos un turbante, y por poco no lo mandamos a la casa caminando].
Como la familia no era creyente nadie le rezó ni prometió nada a ningún santo [o proyecto de santo], así, el milagro les pertenece por completo al Dr. Samuel Feldman y su equipo, pero aunque han canonizado a inquisidores y otros monstruos como San Cirilo [el que incendió la biblioteca de Alejandría y desolló viva a Hypatia, su bella e inteligente bibliotecaria], nunca canonizaron a equipos quirúrgicos.

8] ¡ Fuera de mi vida !: Por lo tanto dejemos aparte las cuestiones religiosas, esotéricas, místicas y espirituales para dirigir la mirada a algo evidente: si lo deprime discutir con su jefe, en vez de hacerle una macumba, o quemar inciensos en la oficina para neutralizar su aura, ¿ no probó con no discutir con él [ver tema 06, punto 10] ?
Porque si su jefe influye tanto sobre usted que lo "enferma" ¿ qué es lo que gana discutiendo, a no ser que quiera terminar con úlceras y sin trabajo ? y, si no es su jefe, es su suegra, profesora de castellano, más montones de espíritus negativos ante los que reacciona mal su anatomía y, ¿ por qué darle más vueltas al asunto si con eso sobra para argumentar: "por favor, hoy no puedo y por lo tanto no voy a discutir porque estoy tomando una medicación para el nervio neumogástrico" [o sea: "salga de mi vista", pero dicho más civilizadamente] ?

9] El descanso alterado se estudió en los pilotos que hacían vuelos intercontinentales que, por dormir de día y vivir de noche [jet lag], tuvieron un desbalance de melatonina y serotonina que no sólo les causó fatiga crónica, ¡ sino también melancolía !
Más cercanos, nuestros adolescentes viven con "jet lag" por decisión propia, con fatiga y bajo rendimiento intelectual crónicos pese a dormir doce horas diarias para recuperarse de los efectos de la alcoholización "pre-dancing", moda que es un despropósito pues ir a bailar es bueno ya que ayuda a producir serotonina pero, ¡ la queman con alcohol que, si bien induce a un tipo de sueño, también altera el balance de la melatonina !, lo que lo convierte en una droga social curiosa que ni es energizante, ni euforizante, ni afrodisíaca, sino apenas desinhibidora, amnésica y vomitiva [el colmo es que beban en los autobuses que para su seguridad contratan sus propios padres].
La solución es dormir en horarios lunares y bailar en horarios solares en donde se neutralice el miedo al rechazo. La cerveza es la bebida de los perdedores. El objetivo primario del adolescente es el sexo y, tras varios fracasos, prefieren entrar a bailar ya alcoholizados pues sobrios no tienen el ánimo de encarar a ninguna joven y, de hecho ya es una moda el bailar solos o en grupos y, para bailar solos, ¿ por qué no bailan en sus casas [ver tema 10, punto 7] ?
Bailar solos es esconder el fracaso debajo de la alfombra y eso acumula frustraciones que no encuentran otras salidas que la violencia y la "química", entonces, a replantear el funcionamiento de los lugares de diversión, y a expandir la diversión a otros lugares mejor controlados.

10] El círculo vicioso: Durante una crisis se dejan de producir algunos neurotransmisores y se incrementan otros, pero, causas externas [problemas familiares, económicos, etc.] se encadenan con problemas internos para crear círculos viciosos del que los afectados no pueden salir sino medicándoles serotonina [de muy lenta estabilización], sedantes y hasta antibióticos pues la baja de endorfinas debilita las defensas y se contagian desde conjuntivitis, mononucleosis, hasta el helicobacter pylori [úlceras], reafirmando lo ya dicho: el depresivo tendría que ser tratado "en equipo".
Así el depresivo real se deprime y luego se equivoca en todo, mientras que el falso depresivo primero se equivoca [o lo hacen equivocar por sobreexigirlo] y después se deprime para [ambos] seguir acumulando motivos, como enfermarse, porque el estrés les afecta sus sistemas inmunológicos.
Obviamente una enfermedad es un depresivo natural y así se cae en un círculo vicioso y el paciente ya no tiene ánimo ni para pedir un turno por teléfono a un hospital gratuito, ni para mantener un poco de limpieza en su casa.
Los bioquímicos desenredan la neuroquímica para hacer antidepresivos más eficaces: tricíclicos [ADT], el inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina [ISRS], y los inhibidores de la monoaminooxidasa [IMAO], y no se automedique pues está prohibo tomarlos juntos, pero, puede consumir algo anterior como la fenilalanina del cacao que se usa para hacer bombones de venta libre, ideales para regalarle a una joven, enamorarse de ella, y que el cerebro comience a producir solo cantidades de endorfinas, dopamina, norepinefrina, oxitocina, y feniletilamina para, como por arte de magia, archivar la depresión [la "farmacia" humana sólo trabaja más durante una hemorragia] porque, ¡ los círculos virtuosos también existen !
Curiosamente, en medio de semejante avalancha química el enamorado está algo bajo de serotonina y por eso lo deprime tan rápidamente toda separación temporal de su "media naranja".
Por último, las endorfinas tienen otro disparador en el ejercicio físico y otro más curioso en el sentido del humor, que no es tan sencillo como comprarse un libro con chistes, aunque el comprarlos indiquen un cambio.

11] Orígenes: Nuestro cerebro está diseñado para cazar en grupo y arrojarle cosas a las cosas que pensamos comernos y, los miles de años viviendo en "civilización", no han cambiado eso de la misma forma que siglos de bebidas alcohólicas no modificaron en lo absoluto la química del hígado diseñado para otra cosa.
Si un cazador comete un error y como consecuencia de ello la presa termina matando a uno de los miembros de la tribu, el culpable no puede decir "uno menos para repartir la comida", porque es un ser sociable y su supervivencia depende del grupo por lo tanto sufre esa pérdida porque el cerebro lo agobia con depresivos naturales para que la próxima vez esté "enchufado" y siga "afilado" durante el promedio de 35 años que duraba su vida, pero, el hombre primitivo salía de cacería dos o tres veces por semana mientras que el hombre moderno sale todos los días a ganarse su cuota diaria de estrés hasta jubilarse a los 65 años.
Así la depresión del hombre moderno sería una falla del "carril social" de la autopista mental por la que el afectado se hace cargo de la incomprensión de los demás hasta sobrecargarse con responsabilidades que no le corresponden o intentando cubrir expectativas o demandas exageradas de los demás, algo que debería quedar en su fuero interno [el depresivo es una persona que siempre "pone" sin protestar y donde todos sacan].
El hombre prehistórico moría tan joven que rara vez veía morir a sus hijos mientras que el hombre moderno está más expuesto a que eso le pase porque vive más tiempo y porque sus hijos no están genéticamente adaptados para saltar automóviles, ni para no meter los dedos en los enchufes, sino todo lo contrario, pues todavía están programados para curiosear igual que su tatarabuelo paleolítico que no tenía escuelas y aprendía [algo vital para su supervivencia] a caballo de su curiosidad instintiva.
Así como su hígado no puede procesar un litro de cerveza, su mente no puede soportar el estrés que le autorreceta la sociedad moderna: todos los días se sale a la calle sabiendo que un colectivo, un asaltante, o una casa de comidas rápidas están esperando su descuido para matarlo, y otros como los políticos y la patronal prebendaria [socia de los políticos] están viendo cómo matarlo lentamente de hambre dejándolo sin trabajo y obligándolo a depredar a sus iguales.
El hombre primitivo escaparía hacia el bosque alejándose de la sociedad de consumo que consume nuestra salud y, si fuera inteligente, volvería en 24 horas para tratar de hacer que las cosas funcionen bien, y tomaría esa decisión apenas después de ver el primer bloque del más oficialista de nuestros noticieros que le permita comparar cómo se vive aquí y cómo en otros países.
¿ Cómo nos adaptamos si sólo el 15% sufre algo definido como depresión ?: la triple visión negativa crónica del mundo, del futuro, y de uno mismo [desvalorización, caída de la autoestima], disparados por enfermedades, estres, falta de realización, discriminación, opresión [agresión por padres, conyuges, y empleadores], disrupción [nuestro entorno se desmorona o somos expulsados de él], fobias, ansiedad, pánico, duelos.
¡ No nos adaptamos nada, nos resignamos para encajar con el sistema social que construimos gracias a algunos trucos psicológicos !: Es más fácil para un perdedor simular y comprarse un buen auto que modificar su química cerebral para producir más serotonina y endorfinas, pero, los trucos y desvíos como estos, junto a las viejas fallas físicas, nos hicieron ahora vulnerables a las fallas psicológicas retroalimentándose en círculo.

12] Lo más común: Un hombre moderno puede pasar todo el lunes "destruido" porque un equipo de fútbol [en el que no juega] perdió un tonto partido contra otro equipo que ni los esclavizó ni los exterminó como les pasaba en otras épocas a los derrotados [hay registrados suicidios post-fracaso deportivo ¡ de expectadores !, cuando pese a perder, los jugadores igual cobran sus suculentos sueldos].
Sus cuerpos podrían reponer la serotonina si el suicidio no fuera irreversible y por eso se inventaron sedantes para "plancharlos" y ganar tiempo, pero, casi nunca se puede reponer un amor perdido, evitar un despido, la violencia, ser muy bajo, no tener buenos senos, penes chicos, etc.
Como se establecen círculos viciosos entre las heridas psicológicas y las físicas, muchos pacientes demandarán una acción más participativa del psicoanalista sobre los síntomas, el caso más común es estar deprimido porque se padecen úlceras que llegaron por estar siempre deprimidos o en estrés crónico, para que la depresión no deje curar la úlcera y la úlcera provoque más depresión, y así se le recetará omeprazol para la úlcera, serotonina para la depresión, y sedantes para que no se hagan estupideces antes del tiempo mínimo para resolver el núcleo-génesis que desencadenó la depresión [los más repetidos son las rupturas sentimentales y los problemas laborales], pero, hay otros más profundos y ocultos por los que se deberá ir al psicoanalista si no se puede o quiere descubrirlos [y menos "tomarlos por las astas"], pero, en el siglo XXI ya nunca más sólo al psicoanalista.
El hombre prehistórico inventó el torniquete para evitar las hemorragias que mataban gente y deprimían a sus deudos, nuestros tatarabuelos a la herborística, nuestros padres a los antibióticos, y a nosotros nos toca la depresión.

13] Aprender cómo funciona la mente empieza por esto: ¿ usted tiene una mente o "es" una mente ?
Lo que es fácil que la mente haga sobre una pierna, limpiando y vendando una herida, puede no gustarle cuando deba realizarlo sobre ella misma [acaso los mismos psicoanalistas no rechazan rever las fallas de su propia ciencia tan "acientífica"].
Saber cómo es realmente uno mismo puede reemplazarse edificando una imagen social [trabajo que nos llevará una vida], porque los industriales más preocupados por las ventas que por la calidad de sus productos habrán descubierto el packaging, pero, el cerebro humano lo inventó antes que a la rueda, y muchos terminan por creerse su packaging o fachada social, ¿ y cómo curar una úlcera que tiene origen en una depresión causada de pura envidia por el éxito comercial de un vecino que ni siquiera compite con usted ni su entorno, sin reconocer antes que cuando uno no está en público deja automáticamente de sonreír para convertirse en una basura envidiosa y ponzoñosa ?
Según el diccionario, "envidia" es tristeza causada por el bienestar de otros, y como sabemos por experiencia propia su práctica comienza a temprana edad. Hay una serie de palabras que evocan lo mismo: celos, competitividad, cada una con una escala que va desde la envidia del que admira realmente a un artista y eso lo lleva a aprender un arte desde la aceptación de sus límites [sólo por placer y sin intención de competir], hasta la envidia enfermiza de quien manda a alguien a romperle las rodillas a una patinadora para no competir contra ella [Harding a Kerrigan, al final, ambas derrotadas por la ucraniana Baiul].
El que entiende lo que es competir se da cuenta de que el rival es secundario y sólo sirve para poder evaluar el crecimiento propio ¡ yo quiero jugar contra el campeón del mundo al que al mismo tiempo admiro y quiero derrotar y no me importa perder si en el proceso aprendo, ni voy a dejar de admirarlo si me derrota !
Claro que no todos los egos han sido forjados igual y hay malos perdedores hasta jugando a las infantiles escondidas y, por los infantes, habría que encarcelar a los frustrados que les arruinan la infancia a sus hijos para convertirlos en "ganadores".
Competir en distintos grados se hace todo el tiempo: en la familia [por el amor de padres, tíos, y abuelos], en la escuela [para ganar el cariño de las maestras y las compañeras, la amistad de los que nos resultan más divertidos, o el respeto de los que no nos interesan], entrenamientos útiles para cuando haya que competir en serio para asegurarnos una buena descendencia y para poder asegurarles económicamente su futuro.
El dolor por la derrota y el éxtasis del triunfo también tienen grados, donde los más peligrosos son los derrotados que se suicidan y los ganadores que sobornan o usan matones. Como competir está más ligado a aprender y crecer que a humillar, algo de celos serán positivos para la pareja, un poco de envidia puede iniciar una gran carrera artística y, la competencia, no sólo es socialmente beneficiosa, sino que hasta es divertida exceptuando obviamente a la estresante alta competencia profesional.
El falso depresivo puede ser definido como un perdedor [no así el enigmático depresivo real y explosivo que, de la noche a la mañana, de ganador pasa a ser depresivo]. Eliminar la competencia para no exponerse a una derrota sólo posterga lo inevitable: el que hace trampas ya se siente perdedor pero apuesta a que su máscara permanezca invicta y, el muy traumado o derrotista, vive dando "pasos al costado".
Antes era más fácil: el hombre paleolítico tomaba un garrote y le aplastaba el cráneo al sujeto que lo incomodaba respondiéndole con violencia física al que le producía un dolor psicológico con su éxito [¿ de qué depresión me hablan ? - habría dicho], pero, en la sociedad moderna quien evite así sus problemas psicológicos se gana problemas con la justicia [y las primeras sociedades pudieron funcionar cuando se establecieron justicias primitivas como la ley del Talión: "ojo por ojo, diente por diente"], porque, tras adoptar el sistema de vida con "máscaras / packaging / fachada social" el hombre se vio forzado a inventar la justicia para ponerle un límite a los engaños, o sea pasar de la mentira "social" a la mentira "estafa" hecha para perjudicar al prójimo y, también para que la justicia detenga la cura de la depresión por medio de la eliminación física del sujeto desencadenante como el que causó una depresión menor porque le robó un amor a alguien, o lo despidió de su empleo, le ganó una competencia deportiva, etc. y, salvo excepciones como las enfermedades propias o de seres queridos [que hasta pueden ser terminales], resulta que la depresión suya siempre es por culpa de otros y hay una forma de solucionar eso que implica tener una buena coartada, o hacer desaparecer el cadáver de su enemigo [matar es fácil, lo difícil es la limpieza] todo un capítulo que tuve que eliminar porque los abogados de la editorial dicen que eso es apología del delito [sí, pero cada uno se quedó con una copia].
Es imposible que la mente haga un perfecto autoanálisis introspectivo [los psicoanalistas nunca se quedarán sin trabajo] y cada persona tendrá varias máscaras abandonando algunas de éstas con el tiempo y también creando nuevas.
Aquí la competencia pule la personalidad de la gente que crece y en algunos aspectos cambia para mejor, y en otros para peor, obteniendo la gran mayoría un balance positivo o ya nos hubiéramos extinguido [ver tema 14, punto 12: "Crecer"].

14] Autoevaluación: Mientras usted sale todos los días a ganarse el pan y, las pequeñas victorias y derrotas cotidianas le llevan la serotonina de aquí para allá, tratará de evaluar qué es lo que desencadena su depresión, o qué sopa de causas lo oprimen todos los días, y para eso este libro le recomendará algunos métodos donde, el primero, es el conocimiento físico mucho más sencillo que desenmascarar a su turbio subconsciente, comenzando por el curioso nervio neumogástrico [ver tema 03: "El sistema nervioso"].
Usted tiene una mente consciente, otra subconsciente, y otras más [como los carriles de una autopista]. Su cerebro maneja el corazón sin pedirle permiso usted [muy ocupado en leer esto] y al mismo tiempo maneja la mano con la que se rasca la cabeza.
El cerebro maneja al cuerpo usando a los nervios como un titiritero: usted respira inconscientemente, se rasca de forma consciente, gira la cabeza por reflejo cuando suena el teléfono, etc., pero, el neumogástrico [alias "vago"] que domina la parte no consciente de su cerebro, es una máquina de hacer desastres.
Cada parte de su cuerpo tiene un correlato cerebral: las piernas se comandan desde el cerebro donde estaría lo que en computación llaman "driver" ["conductor" en inglés]. Eso explica por qué los mutilados siguen sintiendo una pierna amputada, pues ésta no termina en la cadera sino en el driver cerebral, que procesa la información que le llega desde los sentidos para efectuar la "propiocepción" [saber hasta con los ojos cerrados en dónde están las piernas, y haciendo qué cosas, y en que estado, por ejemplo: incomodidad, fatiga, frío, dolor, etc.].
Así el cerebro funciona como una democracia de drivers con algunos toques de autoritarismo como cuando el sistema nervioso del fumador no respeta los derechos de la minoría pulmonar, donde el sistema límbico sería quien preside el congreso de drivers en su papel de driver del mismo cerebro.
A un transexual [tema 13, punto 3] no se lo puede volver mujer amputándole los genitales si antes no tiene un cerebro de mujer [con drivers femeninos], o como se autodefinen ellas: "mujeres encerradas en cuerpos de hombres".
Manda el cerebro y no la apariencia externa, por lo tanto, en los documentos ya podrían corregir donde dice "sexo masculino" y anotarle "femenino" aún al sujeto que tenga unas bolas enormes, y punto final a la discusión por las legalizaciones de matrimonios entre homosexuales y otras conquistas legales, porque no son cuestiones legales, sino neurológicas [tema 01].

15] Somatizar: Las heridas físicas se transforman en psíquicas [depresión] por la serotonina, y cierran el círculo cuando un problema psicológico termina causándonos una úlcera [que es una herida física, por lo general, un agujero en el estómago] por culpa del nervio "vago" que no es vago por vagancia, sino por impreciso: cuando usted se rasca usa un nervio que va directo del cerebro a la mano sin pasar por el hígado, mientras que el vago da mil vueltas antes de llegar al estómago que es en donde realiza su principal función que, por ciento, no debería ser el agujerearlo.
Ahora bien, usted puede tener una depresión sin úlceras y eso no significa que su nervio vago no lo esté saboteando: estómago "cerrado", "mariposas" en el estómago, opresión en el pecho, dificultad para respirar [típica respiración entrecortada del llanto], la famosa sensación de "nudos" en la garganta [con o sin llanto], palpitaciones, bajones de presión súbitos, como ya sospecha, son síntomas desencadenados por el neumogástrico encargado de regular la producción y entrada de ácidos en el estómago durante la digestión [pepsina y ácido clorhídrico que producen los agujeros cuando se producen de más y en momentos inoportunos como cuando no hay comida que digerir y apenas se tuvo una discusión con su suegra].
No hay "propiocepción" del nervio vago, como sí la hay de la pierna derecha de la que sabemos en todo momento en dónde está y qué hace. Mientras que el cerebro piensa, archiva, inventa, goza, sufre, ama, odia, etc., en ciertas oportunidades se le da por hacernos un nudo en la garganta, o provocarnos un vómito etc. por la sencilla razón de que está deprimido y se descarga a través del nervio vago, después de semejante catarata de malas sensaciones lo único que queda es deprimirse todavía más: si al descubrir que alguien con un objeto punzante mató a nuestra mascota y la arrojó en la puerta de nuestra casa, ¿ alivia la tristeza vomitarse encima ? No: eso no sirve de nada y si usted piensa que es lo normal, bueno, es lógico que le pase a cualquiera, pero, pasa por algo y ese algo es que el nervio vago le pega un sacudón padre al estómago que no va a revivir al perro, nos va a quemar la garganta, la nariz, y nos va a manchar la ropa, todas cosas que la mente no quiere que sucedan incluidas las mentes retorcidas de las personas masoquistas.
Ni consciente, ni inconscientemente, ni por reflejo, el cerebro no domina siempre al nervio vago que es un desgraciado fallado al que afortunadamente podemos controlar gastando muy poco dinero: antivomitivos [metoclopramida, ranitidina] y cualquiera de las sales digestivas antiácidas [o comprimidos, caramelos, chicles, etc. para las personas que no puedan ingerir sales todo el tiempo].
Estos remedios de venta libre no eliminan la causa externa de su depresión [por ejemplo un amor no correspondido] pero evitan que se cierre el círculo vicioso: usted le declara su amor a la mujer de sus sueños y ésta se le ríe en la cara, entonces usted se toma un vaso de sales efervescentes, eructa, y se deprime por lógica durante un tiempo razonable durante el que podrá seguir alimentándose correctamente, sin nudos, ni mariposas, ni vómitos que lo convertirán en una piltrafa humana y en una de esas hasta termine perdiendo el trabajo por bajo rendimiento, lo que le traerá más depresión, y todo por no tomarse cada vez que le da un "bajón" un oportuno vaso de sales efervescentes [que ni vendo, ni soy accionista de alguno de los laboratorios que las producen].
Mientras los psicoanalistas no tengan microscopios para mirar las ideas, tensiómetros para medir enamoramientos, ni rayos "X" para fotografiar recuerdos de la niñez ya olvidados, mientras no puedan extraer un sentimiento con una jeringa para cultivarlo y estudiarlo inyectándolo en ratas de laboratorio para volverlas peronistas, o boquenses, o católicas [por citar algunos de los fenómenos de la conciencia más comunes], usted puede estudiar anatomía y aunque no entienda del todo a su psiquis, sí entenderá algo de su cerebro y su secuaz el "vago" para neutralizarlos a bajo costo y en el acto [mucho más rápido que comunicarse con la secretaria de su psicoanalista para obtener un turno].

16] Listado: Obviamente no todo es originado por jefes y suegras, y esto amerita hacer una lista parcial [la completa es trabajo suyo]:

1] La muerte de familiares o amigos.
2] Enfermedades propias o de seres queridos.
3] Fracaso sentimental.
4] Fracaso profesional.
5] Fracaso grupal.

No incluya las injusticias sociales, ni a las devaluaciones, pues son fracasos de los políticos de cada país [5º grado], pues no son por su culpa ni aunque los haya votado.
Esta lista es privada aunque pueda comentarla con sus amigos [y no exagere incluyendo a los días de lluvia pues a nadie se le hace un nudo en la garganta cuando llueve] siendo recomendable tener dos listas: la publicable y la secreta, porque, como seres sociables aprendimos a no confesarle a nuestras amistades las ganas de fornicar con sus cónyuges.
Vivir mintiendo o fingiendo "socialmente" no es malo y lo malo es [al revés] andar descubriendo a quien no necesita para nada ser desenmascarado. Como ser descubierto deprime, o no se hace ninguna lista, o se hacen las dos [y no haga ambas mentirosas] sobre las cinco causas ya citadas:

Falsa:
1] La vejez.
2] El miedo a terminar postrado.
3] La infidelidad.
4] La pobreza.
5] La tristeza de sus hijos.

Verdadera:
1] Quedar completamente calvo antes que los demás.
2] El miedo a la debacle sexual.
3] El potencial sexual de su pareja.
4] No poder disimular "la brecha" con sus enemigos.
5] Saber que sus hijos fracasarán por culpa de usted.

Los "malos", lo serán dependiendo de qué quieran corregir de sus listas verdaderas [no escritas para no auto-horrorizarse].
Si bien entre los hombres existen "brechas morales", no puede establecerse que los que más sufren sean los más buenos, sino que son los más torpes para adaptarse a las agresiones del entorno y así, la pobreza, ni dignifica ni exime a nadie de la maldad, ni por supuesto tampoco habilita para prejuzgar [ni a los muy pobres, ni a los muy ricos] como potenciales delincuentes.

17] Situaciones irreversibles: Usted, o alguien cercano, entró en un pozo depresivo del que rara vez saldrá solucionando el problema desencadenante, pues es más probable salir algún tiempo después de "cicatrizar" tras romper el círculo vicioso, primero, frenando el desparramo de depresión que hace el vago sobre su organismo y, segundo, con antidepresivos que van a ser cada vez mejores aunque obviamente ninguno [hoy están de moda el Efexor y el Lexapro, como antes el Prozac y el carbonato de Litio] ni tampoco las sales digestivas o el chocolate, le van a solucionar un problema como un amor no correspondido, una infidelidad, abandono, problemas económicos, estéticos, de sobrepeso, baja autoestima, la inseguridad para alcanzar sus metas, los problemas sexuales, incompatibilidades, la crisis de la adolescencia, la crisis de los cuarentas [los veintes son los años de la plenitud física y, los treintas, no existen: algunos estiran los veintes y otros adelantan los cuarentas], la imposibilidad de adaptarse con dignidad al paso de los años, etc., donde cada problema está tratado en este libro en forma resumida [no lea todo el libro, vaya rápido a su problema y después guárdelo hasta su próxima crisis, aunque igual puede terminar de leerlo por prevención].

18] Los problemas económicos son uno de los disparadores más poderosos de depresiones, divorcios, y hasta suicidios. Una crisis económica tiene consecuencias multiplicadoras sobre la población y sobre sus instituciones, como la justicia, seguridad, salud, educación, etc., que si funcionaban bien van a empezar a funcionar mal y, si ya funcionaban mal, van a empezar a corromperse.
¿ Tendríamos tanta depresión si los gobiernos no confiscaran ahorros, agobiaran con impuestos impagables a quienes se están iniciando en una pequeña actividad comercial, o condenan a la quiebra a empresas decanas ?, ¿ no lo deprime que en crisis como las de Argentina, y la mundial -iniciada por culpa exclusiva de U.S.A.- los gobiernos ayudaron a los banqueros que, o especularon mal, o fugaron de capitales, llevando contabilidades "creativas" para engañar a los gobiernos y ahorristas ?
Dos progresistas, José Saramago ["¿ Qué sentido tiene elegir líderes políticos si los financistas tienen todo el poder y estos no escuchan los votos ?"] y Jean Rostand ["Con el tiempo nos asombrará tanto haber tenido de líderes a políticos profesionales, como hoy nos asombra que los barberos hayan sido cirujanos"], nos dan la solución: usted no sabe que internamente el poder ejecutivo no es una democracia sino verticalista y, el poder judicial es todavía menos democrático, o que el legislativo está siempre sospechado de recibir sobornos, y ya podríamos tener una democracia de médicos y bioquímicos a cargo de la Salud Pública como cuarto poder independiente de los tres poderes que no saben de medicina [sí saben comprar tomógrafos sobrefacturados], y darle autonomía a la educación que debería ser el quinto poder, y así con cada área del Estado hasta tener una "multidemocracia" de iguales, con todos en un mismo nivel ya sin los políticos y los banqueros en la cima del orden vertical.
Una depresión personal por culpa de una crisis del sistema no puede ser salvada sino con acción colectiva: cooperativismo, mutualismo, y en último caso, una drástica revuelta popular que amenace al poder con romper todo, algo que es irracional y está muy mal, pero peor es encerrarse, aislarse, y dejarse morir lentamente por dentro, aunque... ¿ no sería mejor cambiar el sistema ? porque algo está fallando, ya sea el presidencialismo, o el bicameralismo, o el sufragio universal que premia con su voto reiteradamente a corruptos e ineficientes, o tal vez ya sería hora de darnos cuenta que esto va más allá de las izquierdas y derechas porque nos fallan las tres cosas juntas.
La democracia es un mito, y la democracia doble indirecta o partidocracia es una mierda. El voto universal no es ni bueno ni malo, sino estúpido, porque nadie tiene un conocimiento universal y sólo se debería votar sobre lo que se sabe algo. El presidencialismo es igual de estúpido o iluso por el mismo motivo. El bicameralismo es una broma del pasado lejano, caro, improductivo, con todo injustificable: tres senadores, cientos de asesores, miles de ñoquis, más un cupo para mujeres especialmente desvergonzadas defensoras de sus partidos, más que de sus provincias.
Habría que ensayar con menos funcionarios "a dedo" y más funcionarios votados por iguales en concursos en vez de votados en comicios que premien carismas [95% Rostandniano], lo que traerá más democracia, con controles cruzados que evitarán la depresión de miles de ciudadanos trabajadores, porque se va a evitar que los partidos políticos designen "a dedo" a quienes deberían controlarlos [porque así de estúpido es nuestro sistema político]. Así podríamos empezar a evitar las enervantes protestas callejeras con piquetes, que son un mal menor siempre corporativo [el mal mayor son los saqueos], porque si médicos, ingenieros, y docentes, deben trabajar un año para ganar el dinero que un burócrata gana en una semana, ya no podrá esconderlo y deberá justificarlo [y es igual en Argentina, U.S.A., o en Malasia], porque el colmo de la estupidez del sistema es que los desocupados, parados, o piqueteros, votan al burócrata que les paga sus subsidios y, obviamente, para ello nos aumenta los impuestos a los que trabajamos. Esto no es porque seamos de derecha y no querramos pagar los impuestos que van a alimentar a los desocupados, porque también pagan impuestos los de izquierda [que en gran parte tienen la culpa por creerse que lo pagarían... los poderosos], sino porque somos idiotas analfabetos en cuestiones de economía y política, y nos manejamos con prejuicios, sambenitos, eslogans, ideologías, más fanatismos, odios, envidias, rencores, y cero autocrítica.
Si vivimos en una sociedad que en conjunto cada tanto se suicida votando pésimos gobiernos [el peor caso es el de Argentina que de ser la séptima potencia mundial, pasó a ser la número 50], la solución no es votar a un buen gobierno, porque de hecho nadie vota voluntariamente a una opción política porque vaya a tener un mal gobierno. Se vota con esperanza, más ignorancia, más ignorancia, y paso a explicarlo: Usted vota con esperanza y no con certezas y mucho menos con garantías, de modo que los políticos ni siquiera cumplen lo que le prometieron y pese a eso usted los sigue defendiendo a muerte. Lo defraudaron, y usted los sigue votando. Incuso de entrada le han mentido porque sus bellas promesas eran por lógica incumplibles, pero, usted ignora cómo funciona la economía [que es una ciencia, y no una política], y también ignora cómo se materializa cualquier política [y el sistema democrático es una inocultable mentira]: El pueblo ni gobierna ni debate nada, ni siquiera sus diputados [de los que con suerte conocen a uno o dos], debido a la "disciplina partidaria", entonces no vivimos en democracia sino en partidocracia... y todos los partidos son una mafia. Por eso yo no le recomiendo cambiar de partido, sino cambiar al sistema que se hace llamar democrático, por otro sistema sin partidos pero multidemocrático, eligiendo a cada ministro por sus currículums profesionales, y no por sus carismas o militancias personales. Hoy no votamos ministros sino a un presidente omnisapiente que va a saber elegir a los ministros por nosotros, que somos idiotas y no sabemos cuáles nos convienen.
Está deprimido y sabe que es por falta de dinero, pues bien, eso lo debería convertir en un pobre y no en una persona triste, porque entre los pobres hay gente alegre sin depresiones, entonces ¿ cuál es su problema ?: El problema es que usted se está empobreciendo por su culpa por haber votado mal, pero incluso aunque haya votado sin ser afiliado a ningún partido político, sino que votó por descarte, cuando votó a alguien fue porque "compró" su ideología... ¡ y usted detesta que le digan que se ha equivocado, y odia que otros tengan razón !
De acuerdo, la economía es una ciencia de la que usted lo ignora todo, y la democracia es un sistema mentiroso para engañar y controlar a las multitudes, pero usted ha votado más allá de todo eso porque su voto estuvo en una escala superior y fue moralmente justificado, usted votó a los buenos, entonces los otros son los malos [son autoritarios, no quieren la justicia social ni la igualdad, no quieren a los pobres y son racistas, no quieren a los gays y son antifeministas y, sobre todo... son "vendepatria"], y al votar a los buenos usted también se ha convertido en bueno, pero, usted no es ni bueno ni malo sino un ignorante que, además de las dos ignorancias ya comentadas, inexcusables a la hora de votar, usted también ignora lo que es el "Efecto Halo" que funciona con las mentes huecas de modo que alcanza creer en una sola cosa, para creer en todo el paquete que arma a una ideología, de modo que va a creer [y va a pensar que quienes no crean son idiotas descerebrados] que todo un grupo gigante de personas son [sin fisuras ni medias tintas], todo lo siguiente: "anti patriotas, anti pueblo, autoritarios, no quieren la justicia social ni la igualdad, no quieren a los gays y son antifeministas, y bla-bla-blá", simplemente porque a su candidato elegido le ha creído una sola cosa, por ejemplo que habla mejor mientras que el otro candidato habla con una "papa en la boca", o porque tiene ojos celestes y por lo tanto debe ser racista y va a destruir a la escuela y a la salud públicas... y usted cree saberlo irrefutable y científicamente sólo por su color de ojos, o por la forma de hablar, o de vestir, o la más increíble de todas: "porque dice una cosa, pero piensa otra"... ¿ usted es adivino ?, ¿ usted puede probar lo que está pensando cualquier otra persona, con las pruebas a la vista de que nunca ha hecho algo como por lo que lo está acusando ?... pues bien, esto que usted hace tiene un nombre, y acusar a alguien por lo que supuestamente piensa se llama "fascismo", y si hay algo que a un fascista lo deprime es no estar en el poder para imponerle su ideología a los demás que, como ya los ha acusado de ser anti patriotas, entonces puede hacer con sus vidas lo que se le antoje. Si este es su caso, su depresión no tiene cura, y yo espero que prontamente se muera, y lo haga sabiendo bien que ha sido un fascista, y no un patriota.
¿ Entonces, sin llegar al extremo fascista, por qué mierda ha votado a los mismos políticos una y otra vez, si no sabe nada de nada, les creyó, evidentemente no le cumplieron, y en vez de castigarlos les volvió a creer ?: Y la simple respuesta es "por miedo a los otros", y le voy a cambiar el enfoque para que lo entienda mejor: Supongamos que todo el mundo se pone de acuerdo en combatir a la corrupción política, más en que hay que terminar con cualquier tipo de dictadura, y entonces se forma un único gobierno mundial y ahora a usted le toca votar entre un norteamericano, un europeo, un asiático, un africano, y un argentino... ¿ y va a votar inteligentemente o lo va a hacer como cualquier ignorante sobre la base de prejuicios ?, o sea: ¿ va a votar a un norteamericano ?, jamás, porque son explotadores... ¿ va a votar a un europeo ?, jamás, porque nos discriminan... ¿ va a votar a un asiático, jamás, porque son todos garcas... ¿ va a votar a un africano ?, jamás, ni en pedo... y entonces va a votar a un argentino: ¡ justo lo que el mundo no necesita !
Finalmente, le propongo que tire a la basura a su ideología, porque es un paquete engañoso e inmoralmente armado. En el fondo fundacional de cada ideología hay un mito muy amado pero falso. Para la izquierda ese mito es la igualdad: ni hermanas gemelas idénticas son iguales, ni van a desarrollar igual sus potenciales talentos, ni van a merecer los mismos salarios, y que ganen diferentes sumas no significa que se le quitó dinero a una para dárselo a la otra, sino que cada una va a ganar lo que se merezca por separado.
Por otro lado, el mito amado por la derecha es que "la verdad se impone por su propio peso"... ¡ y eso es ridículo !: La mentina pese a sus muy ciertas "patas cortas", igual tiene poderosas herramientas para simular ser la verdad ante legiones de creyentes, como por ejemplo lo son la ignorancia, la violencia, el miedo, la maldad, la envidia, el resentimiento, y el odio, por lo tanto es evidente un desbalance de fuerzas en contra de la verdad que apenas cuenta con los asépticos principios de "igualdad", "no contradicción", y "tercero excluído". Por último, los niños con apenas un poco de vocabulario ya empiezan a mentir y eso a la larga convierte a la mentira en la actividad humana más ejercitada y premiada con el éxito, en cambio, a la verdad se llega trabajosamente leyendo, estudiando, criticando, testeando, o experimentando, y todo ese esfuerzo no siempre es premiado.
Dejando de ser defensores de la democracia actual indirecta o partidocracia, deja de tener sentido ser de derecha o de izquierda [si algo de sentido le queda al ser de izquierda a más de 25 años de caído el comunismo]. Una multidemocracia deja también sin sentido de ser a una dictadura ya sea de derecha o del proletariado. La multidemocracia que he inventado nunca mató a nadie, ni va a poder hacerlo jamás porque no es una ideología, y debería celebrar eso. Si los economistas lo votan tendremos a un ministro de economía de derecha, y si los docentes lo votan, tendremos a un ministro de educación castrista/chavista, y un año después se califica cómo se desempeñó cada uno en su área, y se los ratifica o se votan a otros. La multidemocracia hace que las ideologías no discutan, sino que compitan, y que las fracasadas y menos productivas para la sociedad mueran por deshuso, o como los conocedores dirían, por "ensayo y error". El socialismo/comunismo no fue una bella teoría de un viejito preocupado por los trabajadores llamado Marx, y que algunos pocos ejecutaron mal en Rusia, Ucrania, Polonia, Bulgaria, Rumania, Hungría, Lituania, Letonia, Estonia, Yugoeslavia, Albania, Checoeslovaquia, China, Vietnam, Laos, Camboya, Corea del norte, Cuba, Nicaragua, y Venezuela, sino que fue una mentira a la que muchos le sacaron el jugo muy bien para reinar exactamente como lo planearon, dividiendo a la sociedad, enfrentando a los amigos, y hasta haciendo que los hijos denuncien a sus padres por actividades antirrevolucionarias para que terminen fusilados. Una ideología malvada siempre va a encontrar gente malvada dispuesta a ejecutarla, no se guíen por los ojos, ni por las caras: el Che Guevara tenía simpáticos ojos marrones y una bella sonrisa, pues no en combate sino al dirigir un campo de concentración de opositores es cuando se le registraron 216 ejecuciones personales, más otros mil fusilamientos ordenados con su firma... ¡ y dijo frente a la asamblea de la O.N.U. que pensaba seguir fusilando a más gente !

19] Pastilla libre [ver tema 20, punto 17]: Desde hace bastante tiempo, cuando alguien se siente débil, con una naturalidad pasmosa va al médico a pedirle vitaminas y éste se lo quita de encima dejándolo malgastar su dinero: ¡ si siente debilidad haga ejercicio y aliméntese variadamente pues las vitaminas no son inocuas, por ejemplo, las liposolubles A, D, E, y K, son perjudiciales si se consumen de más !
La prueba contundente es la salud mental de U.S.A., el país con más alto consumo de vitaminas y suplementos "energéticos" [por varios millones de dólares], que desborda de neuróticos, obesos, anoréxicas, más los nuevos "vigoréxicos".
En el mejor de los casos si algún día descubren la pastilla mágica, ¿ con ella usted se curaría o se volvería adicto ?
Al igual que un obeso consumiendo pastillas para adelgazar que todos ven como una estafa menos él, ya que si adelgaza es porque come menos o hace ejercicio para quemar las grasas acumuladas, resulta que se le debe reconocer a la pastilla mágica que tal vez funcionó como incentivo para que se activen los dos verdaderos mecanismos reductores de peso: el ejercicio y el frenar la ansiedad, o insatisfacción, o compulsión por devorar.

20] Sobrepeso y Anorexia: Mientras los políticos y los epidemiólogos no vean que la obesidad es una epidemia que se previene mejor enseñándoles a los niños a comer en la escuela primaria, todo método para adelgazar no fantasioso ni mágico pasará por un largo aprendizaje, y una dolorosa [por lo frustrante y no precisamente por causar dolor] readaptación, y como este es un libro sobre la depresión, lo que se explica en el tema 20 "Adiós a las grasas y a las dietas" es cómo adquirir una importante disciplina previa que favorecerá cualquier tratamiento que se siga para no abandonarlo, e incluso aunque no se siga ningún tratamiento, esta disciplina lenta pero progresivamente hará bajar de peso.
El problema del sobrepeso causa más muertes, pero resulta ser como un tobogán, mientras que la anorexia mata rápido como un mazazo, y encima se lo hace a gente joven. Al principio se creía que ésta era un intento para llamar la atención de los padres que "se quitaban de encima" a sus hijas adolescentes consintiéndolas sin negarles nunca el dinero para despilfarrar en pavadas de moda [según este análisis, cuando no hubo más que ostentar, se pasó a ostentar una enfermedad].
En realidad la televisión vende modas, perfumes, ropa, motos, computadoras, etc., pero también vende cierta "imagen de ganadores" donde para los hombres tener un auto es la llave de éxito, mientras que para las adolescentes la llave será tener el cuerpo perfecto que desean los hombres con autos.
La sociedad moderna le tiene pánico al fracaso, y así una inalcanzable imagen de ganador se convierte en meta que lleva al fracaso inevitable [círculo vicioso], al punto que en donde sobra la comida se tienen mortales problemas alimentarios en las privilegiadas de la sociedad de consumo [las que menos producen y las que más gastan, o sea, las mujeres jóvenes].
Si la anorexia les parece incomprensible es porque en su casa la comida no sobra, aunque la televisión es la misma para todas las clases y el contagio se propague desde las clases altas hacia abajo sin "inmunidades" sociales.
Lo interesante para destacar aquí es que la teoría del tema 20, punto 14, sobre el crecimiento de los intestinos como consecuencia de la dieta que se adopte, busca crear una "contracorriente" que desaloje la idea de vomitar y consumir laxantes para mantenerse delgadas y, es una teoría tan verosímil que no necesita ser demostrada porque intentar eso, además de morboso pues habría que hacerles autopsias a cientos de adolescentes anoréxicas, puede resultar ser contraproducente cuando lo que se busca en ese tema no es obtener ningún reconocimiento como investigador médico, sino "entrarles" a las anoréxicas por otro lado [ya que lo que comen después lo vomitan], y esa otra entrada es el camino del consejo que corre entre iguales "de boca en boca" [y no "boca a boca"... como la respiración artificial/asistida, ¡ brutos !].
Por eso el tema se desarrolla de forma muy gráfica ya que todos conocen como es el "matambre", la vaca, y uno de nuestros primos menos estéticos como el panzón mono "narigudo", donde ambos, la vaca y el mono, son exclusivamente vegetarianos.

21] Estrategia: Apuntando bien, si su problema es cerebral se entra por el carril "sangre" con fármacos, o se entra por los ojos al leer para aplicar un saber no muy aprovechado: los hipocondríacos se enferman o tienen los síntomas de una enfermedad tras leer un informe periodístico [o verlo por T.V.] y, si se enferman por leer, también sería posible curar con la lectura.
Por ejemplo, la anorexia se curaría si las adolescentes leyeran cómo es su abdomen por dentro, pues, no son taradas sino más inteligentes que los varones de su misma edad y harían otra cosa más efectiva, y sana, para estar en línea [ver tema 20, punto 14: "La extraña relación entre el matambre y la anorexia"].
La estrategia sugerida para los hombres que "se la bancan solos" del primer punto de este resumen, es perfectamente practicable por los padres que luchen contra la depresión de sus hijos, pudiendo comenzar por el entorno de sus dormitorios: paredes blancas, menos contaminación visual, buenas camas, y mejores aparatos que den más luz.
Para poder hacer esto, dejen ir a bailar y volver a cualquier hora al depresivo a tratar, para que al volver se encuentre con su dormitorio completamente remodelado, y para hacerlo menos invasivo usen a algunos de sus amigos o amigas como "asesores" de decoración y cómplices del "regalo" no pedido.

22] Hay cosas aún más raras, como el "Koro" chino que por suerte no padecemos: Los que tienen esta dismorfofobia psicótica creen que el pene se les retrae emigrando hacia el interior del abdomen hasta provocarles la muerte y, en una de esas se mueren pero por causa de las medicinas alternativas para hacerlo crecer y, encima, están extinguiendo a los tigres y rinocerontes [para crecimiento peneano ver tema 13, puntos 21 y 24, porque la dismorfofobia local o "angustia del pene chico" arruina vidas].

23] Estatura: Para los acomplejados por la baja altura no hay una tema puntual en este libro, excepto por la relación con la natación, que he verificado con mi propia altura.
Tal vez el estiramiento producido durante un par de horas de flotación [pseudo-ingravidez artificial] solo sirva para perder esa escasa altura ganada durante el resto del día, pero, si usted es de baja estatura practique natación pues no le va a hacer mal [y por favor, envíeme sus estadísticas de crecimiento para mi investigación].
En la ingravidez del espacio exterior ya se ha comprobado que los astronautas crecen pues las estadías prolongadas debilitan los huesos y, obvio, a un hueso menos "petrificado" será más fácil hacerlo crecer.
Si hacemos crecer a los adolescentes bajos haciéndolos nadar y dormir en colchones de agua, tomando refuerzos de calcio para los huesos, no habrán más sujetos como Atila, Napoleón, y Hitler, insatisfechos con su altura, y causando problemas todo el tiempo.
A un adolescente moderno de contextura normal no le entra la armadura de un adulto de la edad media, por lo tanto, la humanidad tiende a ganar altura y los más bajos a la larga tendrán nietos altos. La persona de baja estatura de hoy sería considerado alto en otra época, entonces, no son bajos sino genéticamente algo atrasados, si les sirve de consuelo, y debería servirles pues con el genoma humano descifrado no es imposible lograr tratamientos genéticos para el crecimiento selectivo de huesos [en especial tibias, fémures, y vértebras cervicales], porque el hueso no es como una pieza de yeso inerte, pues si está vivo para regenerarse de las fracturas construyendo más hueso, también lo está para seguir creciendo: el problema a solucionar es cómo darle la orden para crecer y luego la contraorden para detenerse a tiempo [causando químicamente algo similar a esos "estirones" de crecimiento acelerado que tienen los menores antes de entrar en la adolescencia, porque lamentablemente después dejan de tenerlos, cuando con apenas dos estirones más se acababan todos los traumas por altura en todo el mundo].
Descartemos el método de las mujeres "padaung" de Birmania pues hace generaciones que intentan estirarse el cuello con unos collares metálicos [parecen varios anillos pero se trata de una espiral] pues sólo impiden el crecimiento normal de los hombros que quedan bajos, para apenas simular un cuello largo.
Me asombra que no se hayan percatado de que algunas personas sufren estirones tras padecer largos períodos con fiebre, por lo tanto bella joven argentina cortita, si alguna de sus amigas se engripa [o se pesca la hepatitis o una buena mononucleosis que la mande a terapia intensiva durante seis meses] sea buena amiga y acompáñela en su enfermedad hasta contagiarse.
La fiebre viene con dolor en las articulaciones y los huesos crecen justo desde allí, súmele la relajación muscular por la larga estadía en cama liberando al hueso de la compresión que le hacen los músculos, menos la presión por cargar con su peso las 24 Hs. del día, entonces, a darse baños de inmersión, a ir al masajista, a nadar crawl [como danzando relajada y no competitivamente], y a hacer ejercicios de elongación cuanto más joven mejor.

Piernas largas vs. piernas cortas: ¿ Un destornillador grande es mejor que uno chico ?, no, pues cada destornillador es el mejor para un tipo de tornillo y resulta inútil para otro tipo. El jugador de basquet necesita piernas largas, mientras que el futbolista necesita tener el centro de gravedad más cerca del suelo para poder "gambetear" con más estabilidad: petisos como Maradona, Bochini, y Houseman, les hacían "comer" sus amagues incluso a los relatores y comentaristas durante los replays.
Entre mujeres también hay piernas "utilitarias" [hockey, karate, etc.] y otras "seductoras" [baile, desfiles de moda], para algunas un "plus", y para otras un ligero tinte verde de envidia.
Descartando sobrepeso y celulitis [ver tema 20, punto 13], y comenzando desde arriba, vemos en todas las piernas que el muslo siempre es bello debido a la simpleza de su diseño.
La rodilla de la mujer baja gana por suavidad, pues apenas deja intuir el triángulo de la rótula, en cambio, las deslumbrantes piernas largas, de cerca, evidencian ser más huesudas, llenas de protuberancias más depresiones, y también es muy visible una fea bola de grasa en el ángulo superior interno de la rodilla.
Si con los muslos las altas se llevan al mundo por delante, pierden contra las pantorrillas mejor delineadas de las bajitas y, por último, los tendones de las piernas que se insertan en el tobillo y talón son proporcionales a la altura, y así la rareza de tobillos finos y empeines altos en mujeres altas "vale oro", pese a ello, a quien por su baja altura no la dejan desfilar sino ropa interior, suele usar sus pies para jugar y provocar sexualmente a su pareja que no puede menos que adorarlos. En cambio, la mujer de piernas largas que le ponga encima a un hombre uno de esos pies venosos del tamaño de los de Beckembauer, no sólo no resultará sexy, sino que habría que cobrarle "jugada peligrosa".

24] Autodiscriminación: Pese a este detalle mínimo, y a que de niñas a más altura algo más de torpeza y falta de gracia, por algo se envidia la altura. No está probado, pero un cuello largo presupone soportar un gran cerebro [observen la altura de los ajedrecistas y premios Nobel]. Incluso en Europa y U.S.A., pueblos en promedio más altos que el nuestro, los altos tienen más chances de acceder a cargos gerenciales, incluso con seleccionadores de baja estatura.
Discriminación más autodiscriminación resultará en que tras el hombre de Nehanderthal y el de Cro-Magnon [y sus mujeres, claro], del reinante Homo Sapiens no descenderá ningún "homo" famoso, pues el nuevo salto evolutivo vendrá de las Top Models altísimas y sus hijos [¿ alguna duda sobre que el futuro parece estar siendo diseñado para que lo disfrute gente bella y tonta ?].

25] Paternalismo [altura y política]: Todas las sociedades son mediático-autoritarias, entre nosotros el primer experimento lo hizo el peronismo y, todavía hoy pagamos las consecuencias de la baja autoestima de los morochos petisos. No sé qué hubiera sido del peronismo si Evita hubiera sido gorda, petisa, y morocha.
Como su generación no tuvo el lavado de cerebro o adoctrinamiento indeleble que Perón hizo hasta en los jardines de infantes, les explico: Perón fue nuestro Kurtz, excepto porque éste se metió en la selva donde hizo que los negros lo adoraran, mientras que Perón se metió en las villas pero más limpio, usando a los medios de comunicación, y a Evita como ariete.
Comparemos con su tercera esposa y vicepresidente, a la que Perón le dejó siete millones de dólares de herencia [sin haber trabajado nunca]: Sabiendo que se moría, Perón, el gran genio de la política en Argentina, le dejó un país violento hecho un desorden inmanejable a quien no estaba a la "altura" de las circunstancias [ver tema 02, punto 20].
No hay autoritarismo bueno de izquierda o "progre" y autoritarismo malo de derecha: ¡ todo autoritarismo es malo !, incluso el autoritarismo improductivo de los padres que criaron a sus hijos con el "esto se hace así, porque lo digo yo" porque es más eficiente educar explicando [claro que el que tiene un poco de autoridad considera ofensivo que se lo cuestione y, todo chico que no cuestiona no es obediente, sino tonto... o tiene miedo].
Sin salida, los chicos respetan a la altura como sinónimo de poder y sapiencia, y de adultos algunos ya no pueden cambiar, y así nos acostumbramos a vivir sin las respuestas o hasta con miedo a hacer las preguntas. No hay certezas sobre nada sino imposiciones en base al poder y así según el gobierno de turno usted será o no un trabajador, o pertenecerá o no a la clase media, será un esforzado ahorrista o un especulador antipatria, sólo porque el que está más "alto" así lo determina.
Padres educando mal a sus hijos que luego serán padres, un viejo círculo vicioso anterior al peronismo, pero éste fue quien lo convirtió en una fatal política de Estado: el populismo [uno de sus sinónimos es "paternalismo"] que tiene una etapa de "euforia" de un par de años y luego una de depresión crónica [y así nos va].

Claudio Corniola